Yerbamala

1.- El español

Christopher Landau

La visita oficial del embajador de los Estados Unidos a la ciudad de Guanajuato para actividades con el Gobierno del Estado, se encuadra en la notable actividad del diplomático y jurista Christopher Landau, de hablar suave, pero que trae bajo el brazo la cartera de intereses de la administración del presidente Donald Trump en materias esenciales como el traslado de plantas estadounidenses de China a Norteamérica; la seguridad nacional de la Unión Americana, donde la seguridad pública mexicana es parte de los elementos de revisión geoestratégica; y, el análisis de los actores de la política mexicana de cara al futuro, en contraste con el actual Gobierno de México, que preocupa por su política energética.

La visita al gobernador Diego Sinhue Rodríguez, firmando acuerdos de colaboración, revisándose inversiones en la entidad y recorriendo el edificio de Servicios de Investigación Científica de la Fiscalía General del Estado, donde hubo financiamiento estadounidense, como precisan los objetivos del Plan Mérida, son resultado de un trabajo planificado. Guanajuato es un punto estratégico en México para los Estados Unidos, por su situación geográfica, capacidad industrial, activismo político y ahora también su rol dentro de las actividades ligadas al crimen organizado, con extrema violencia y hasta de terrorismo ligado al lavado de dinero. El embajador Landau lo sabe y seguramente se lo ha hecho sentir al mandatario estatal.

Landau, madrileño e hijo de un diplomático curtido, embajador de la superpotencia ante Alfredo Stroessner en Paraguay y Augusto Pinochet en Chile, en los años setenta, es también un hombre de carrera judicial, por lo que está enlistado entre los candidatos a ocupar una silla en la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, hace menos de un mes, por instrucción de su jefe, Donald Trump. Por ello, conocedor de las formas, se dio tiempo para visitar y reconocer al alcalde de Guanajuato, Alejandro Navarro y 5 bomberos que acudieron a Ashland en los momentos álgidos de los incendios forestales hace unas semanas. Luego del viaje cuevanense, destacado por el embajador norteamericano, el gobierno mexicano envío 200 bomberos más a los Estados Unidos.

2.- Proceso de selección con dudas

María Concepción Esther

Se han expuestos múltiples razones para que se realice una reforma electoral del país para desmontar las estructuras estatales electorales, entre ellas el control que ejercen los ejecutivos sobres los organismos. Esa característica que no contribuye a la democrática está jugando al momento un papel muy importante en el proceso electoral 2020-2021.

La designación de los tres nuevos consejeros electorales del Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG) por el Instituto Nacional Electora (INE) resultó un proceso que, desde lo “manifiesto”, presenta datos que generan dudas, las evaluaciones no apoyan las decisiones finales; se percibe en el caso de los consejeros para la entidad, Nora Maricela García Huitrón, Luis Gabriel Mota y María Concepción Esther Aboites Sámano.

En lo “latente” se detecta que quienes compiten, tienen la ruta trazada para no perderse o no perder; existe un grupo que envuelve al IEEG y ha “gangrenado los accesos” al organismo; en nombre del Servicio Profesional Electoral son quienes están al frente. El caso particular de María Concepción Aboites, podría servir para hacer un paralelismo de la trama, aunque finalmente fue el INE, quien hizo las designaciones.

Desde lo “no visto” se puede tener un patrón, además de las razones de los examinadores y quienes tomaron las decisiones, sin exponerlas. En territorio guanajuatense, Concepción Aboites Sámano, es producto de la burocracia estatal: trabajó en la Procuraduría General de Justicia con Carlos Zamarripa, donde logró ser asesora jurídica de la Agencia de Investigación Criminal. Y fue funcionaria de IEEG, asesora de la consejera electoral que prácticamente sustituyó, Indira Rodríguez.

La Torre de Marfil, es el vínculo como trabajadora en la Universidad de Guanajuato -semillero de los órganos electorales estatales desde las elecciones extraordinarias a la Gubernatura en 1995-, la alianza con la alta autoridad que se refleja con la fronda de Arminda Balbuena, quien, en la dirección de Igualdad y Corresponsabilidad Social, le hizo lugar a María Concepción en la Coordinación de Igualdad de la UG. Las dos féminas forjaron historia en el IEEG, lo sabe el consejero Mauricio Yáñez.

Y la duda, que no ofende, de parte de los críticos o quienes quieren que desparezcan los institutos electorales estatales, es justamente porque el personal que decide en los órganos es la extensión de la burocracia cuya lealtad se la debe a los gobiernos estatales.

En el caso de María Concepción Aboites, su padre también es funcionario en el Poder Legislativo de mayoría panista; Eduardo Aboites Arredondo es director de Servicios y Apoyo Parlamentario. Pa´variar pues.

De la Valija. No se Olvida

Luis Echeverría

52 años después el Comité del 68, conformado por viejos activistas del movimiento estudiantil que cimbró a México en el año olímpico de 1968, colocados muchos de ellos en las mieles del poder, determinaron arriar un tanto las banderas de protesta y no marchar en recuerdo de la masacre del 2 de octubre de aquel año disruptivo.

Han optado por la retórica en un acto en Tlatelolco, controlado, pequeño y distante. Sin embargo, desde ese sitio, los muertos no encuentran aún verdad y justicia. La deuda no ha sido pagada, por lo que el 2 de octubre no se olvida, aún en la Cuarta Transformación, a la que los activistas exigen enjuiciar al expresidente Luis Echeverría por la masacre.

Andrés Manuel López Obrador

El viaje realizado por la propuesta-pregunta del residente de Palacio Nacional por el territorio de la constitucionalidad a fin de llevar a cabo una consulta popular en torno a la responsabilidad de 5 expresidentes de la República, develó que existen diversas maneras de concebir la realidad, pero también anteponiendo la mesura y salud de la nación.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, se podría sostener que consiguió su objetivo de obtener la venia de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin embargo, no calculó el costo de la decisión, pues el pleno de la instancia votó por mayoría la pregunta recibida y radicada, para no coartarle el derecho de participación de la ciudadanía. Además de quitarle filos para que no ajusticien, desde ese proceso, a los personajes.

La pregunta salió mocha de la Corte de la Nación, al quitarse los cinco nombres; de paso dejaron ese procedimiento como instrumento para usarse contra el mismo peticionario, López Obrador y su gabinete legal, incluido todos los políticos del país que, el pueblo, así lo instituya.