Yerbamala

1.- Refuerza ‘Estrategia’ de seguridad

Sophia Huett López

El mandatario del estado se jugó una mano para refundar su proyecto “Guanajuato Seguro” al designar en la secretaria ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública a Sophia Huett López. Renovación con la que pretende responder a la exigencia social del cambio radical de dos personajes: el secretario de Seguridad Pública, Álvar Cabeza de Vaca, que le corresponde, y Carlos Zamarripa Aguirre, fiscal general.

En su mensaje, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo reveló que la nominación de la extitular de la Unidad de Análisis y Estrategia para la Seguridad Ciudadana estatal al Secretariado será por el fortalecimiento de la “estrategia” de seguridad, a fin de brindar mayor tranquilidad a las familias guanajuatenses. Evidentemente que sirve a los planes generales, lo administrativo; pero sería valioso que Sophia Huett ejerza su papel de contralora con Cabeza de Vaca y Zamarripa.

Ahora la vocera pasará del dicho al hecho, pues es responsables de la “recepción” de información de las comisiones de delitos que recibirá de las instancias locales para entregarla al Secretariado Nacional. Y tendrá la oportunidad de velar por el interés social al vigilar que todo el personal de seguridad pública estatal y por convenio, municipales, cumpla lo relacionado con las pruebas de control y confianza. Desde ayer la secretaria Huett, olvidará la cantaleta: Santa Rosa y su cabecilla, quien con su captura hizo el milagro de ascender a muchos.

2.- Al maestro… ¿con cariño?

Yoloxóchitl Bustamante

Más de mil maestros en el estado de Guanajuato ya no saben qué hacer, pues nomás no les llega su paga. Ni siquiera tienen la oportunidad de ir a pedir apoyo a la Guadalupana, a la que ayer le cancelaron sus fiestas decembrinas en la basílica del Tepeyac por la COVID-19.

Los docentes van y vienen entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) a cargo de Esteban Moctezuma Barragán y la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG) al mando de Yoloxóchitl Bustamante Díez, pues la burocracia de la dependencia federal asegura que el dinero ya se depositó al estado por parte del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE), pero en las oficinas de Puentecillas los muchachos de la secretaria dicen que el dinero no ha caído. Mientras, los maestros sufren penurias económicas profundas.

Lo lamentable del caso es que, desde algunas oficinas administrativas, o en home office, han metido en un limbo a los profesores, que diligentemente se la han rifado para sacar adelante los cursos en medio de esta pandemia que mandó a educar a distancia. La responsabilidad última queda en manos de la SEG, que hace las veces de patrón. Yoloxóchitl Bustamante tiene que revisar el tema y ver cómo sacar las castañas del fuego, pues el problema es en casa y la molestia magisterial va en aumento; sabe bien que el salario es sagrado.

3.- Perdió identidad y brújula

Juan Manuel Oliva

Sugieren sus correligionarios que perdió la brújula y que, al momento, el panismo de Guanajuato requiere de gente de trabajo, porque la lucha electoral viene muy complicada. “No se puede estar alimentando a ningún aventurero”, afirman y señalan, en especial, a Juan Manuel Oliva Ramírez, pues pretende dirigir con su empresa particular las campañas electorales de los abanderados del partido conservador PAN en el Proceso Electoral 2020-2021. Debido a ello, la nomenclatura albiazul ha decidido “no comprarle” su Plan SOS.

El presidente nacional blanquiazul, Marko Cortés Mendoza, le creyó a Oliva Ramírez sus grandes dotes de organizador de campaña o “habilidades” de mapache y lo nombró secretario de Elecciones el 20 de noviembre de 2018; luego delegado para la elección extraordinaria de la alcaldía de Monterrey; comicios que terminó perdiendo el PAN, y Juan Manuel… la chamba. La fama de dirigente nacional la paseó un rato por Guanajuato, pero perdió sus contactos con las organizaciones.

Amén de dejar ir una candidatura a diputado federal plurinominal que, se menciona, le ofreció Marko Cortés en su visita al panismo en el estado, quienes lo siguieron cuando estaba en la dirigencia local albiazul y en la gubernatura, aseguran que Juan Manuel Oliva, “El Negro”, ha perdido la identidad con el instituto político por imponer su interés económico. Las famosas redes olivistas, se reveló, son ya una antigualla.

De la Valija. La simiente para atender adictos 

La ejecución de 27 jóvenes en el Anexo de la Comunidad de Arandas de Irapuato marcó a las autoridades del estado de Guanajuato y de la municipalidad, pues, además del hecho sangriento, reflejó otra cuestión igual de dolorosa: el aumento de los anexos en la sociedad para atender, a su manera, a los adictos. Sitios llenos de menores de edad, adolescentes y jóvenes que buscan una salida a su ingesta de estupefaciente; problema que crece de una “manera obsesionante” en número en territorio guanajuatense.

El Gobierno del Estado, por medio de la Secretaría de Salud a cargo de Daniel Díaz Martínez, y el presidente municipal de Irapuato, Ricardo Ortiz Gutiérrez, iniciaron un proyecto de atención a jóvenes con adicciones que desean rehabilitarse bajo un programa y supervisión médica, psicológica y familiar. La simiente de lo que será el modelo es el Centro de Atención de Adiciones; aunque el factor que colateralmente debe de atenderse es reducir la venta de las drogas.

Juan José Álvarez Brunel

Con calma que llevamos prisa, debiera ser el consejo que bien podría llegarle desde el sector salud al flamante secretario, ansioso en reactivar las actividades del sector turístico del estado, inmerso en una gran crisis económica como consecuencia directa del confinamiento y sana distancia que ha impuesto la pandemia de COVID-19.

Juan José Álvarez Brunel, secretario de Turismo del Gobierno del Estado de Guanajuato, es hombre de la globalización. Por eso ocupa la cartera y buscar posicionar a Guanajuato como un mejor destino turístico nacional e internacional. Sin embargo, las ansias podrían comerle, pues se ha puesto a organizar evento tras evento en el Parque Guanajuato Bicentenario con grandes comilonas, cataduras y destilados, minimizándose el mensaje de cumplimiento de las medidas de prevención. Debe ver qué pasa en otras partes del mundo.

Sin duda su activismo es mejor síntoma de trabajo que el de su antecesora, pero ante la perspectiva de repunte de contagios, puede Álvarez Brunel tomar como ejemplo lo hecho en su terruño, San Miguel de Allende, donde antes que expandir la actividad turística se aseguraron de que hubiera las mejores condiciones de seguridad sanitaria para su población y luego sus visitantes. Factor clave para el prestigio de sitio sano.