1.- Por los trabajadores

Juan Elías Chávez

Cabría suponer que en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) el interés superior sería el bienestar de sus derechohabientes, pues fue creado para protegerlos; sin embargo, desde que se introdujo en 2016 la Unidad de Medida Actualizada (UMA) para sustituir al salario mínimo como unidad de medida para calcular la cuantía de multas, obligaciones laborales y la determinación de impuestos a los trabajadores por sus patrones, esta institución junto al IMSS también comenzaron a usarla para cuantificar y pagar pensiones. La malévola confusión fue hecha.

Al inicio un UMA valía un salario mínimo y no hubo problema, pero cuando hubo cotizaciones diferentes, vino la afectación de derechos. En un juicio contra el ISSSTE, un tribunal colegiado resolvió que la UMA no puede ser utilizada para calcular las pensiones, ya que es inconstitucional pues perjudica el ingreso de los pensionados y tiene que cuantificarse en salarios mínimos. Pero como el caso no lo atrajo la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cada trabajador debe realizar un juicio para demandar el uso del salario mínimo como referencia.

Ante esta gran problemática de los trabajadores afiliados al ISSSTE, como sucede con maestros o en el sector salud, el Congreso del Estado elevará un exhorto al Poder Legislativo federal para que cambie la ley y rompa este ejercicio arbitrario del ISSSTE, que malinterpreta el uso del UMA, como ya se demostró en juicio. En esta ocasión, la propuesta presentada por el diputado del PANAL, Juan Elías Chávez, irá con el cobijo de todos los partidos y su propósito, de darse continuidad al tema, podría ser mucho más que un llamado a misa.

2.-¿Hacia dónde va el FIC-48?

Alejandra Frausto

“Contigo a la distancia”. Decidieron los organizadores que sea, ese, el hilo conductor entre la Fiesta del Espíritu y el público que, en esta ocasión, podría crecer al cambiar el formato presencial por virtual. La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, reveló que la edición 2020 del Festival Internacional Cervantino (FIC) llega por la pandemia “completamente gratuita y sin límite de cupo”. Aunque la reinvención del acceso a la cultura que trazaron las autoridades todavía no se divisa.

 Lo que caracteriza al FIC-48 es su programación de 5 días –del 14 al 18 de octubre-, aduciendo el gobernador, Diego Sinhue Rodríguez que es por cuidar y proteger la salud de artistas, organizadores y espectadores, “nuestra máxima prioridad”.

Hay fiesta en el pueblo. El alcalde de Guanajuato, Alejandro Navarro Saldaña, exteriorizó el gran reto: “Un Cervantino que será diferente por las cuestiones de salud, pero que también nos permitirá saber en dónde estamos y hacia dónde queremos ir”. Por cierto, a pesar del formato virtual, habrá seguridad pública para recibir a los visitantes empezando por los organizadores; esperan 100 mil visitantes.

Mientras las partes insistían en sacar raja de la adversidad, la directora del FIC, Marian Aymerich Ordoñez, que sigue pagando el noviciado por dos años consecutivos, agregó que no hay país ni estado invitados; Cuba y Coahuila que fueron anunciados, pasan al 2021. Cambio de guion: se reconoció con la “Presea Cervantina” al personal médico en el estado de Guanajuato.

3.- Regular trabajadores de Salud

Daniel Díaz Martínez

Al personal médico, de enfermería y de otras actividades, de la Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG), durante la crisis por la COVID-19 les ha tocado “bailar con la más fea”, pues encaran las oleadas de la enfermedad en condiciones adversas. Se estrenaron en hospitales o salas de Covid, han sido agredidos y sacrificado a familiares; pero siguen en las trincheras estoicamente, “aguantando vara” aunque sólo tienen felicitaciones y reconocimientos.

La realidad con sentido humano de las circunstancias de su personal se refleja con totales que la SSG ha integrado en un reporte de inicio de semana en semáforo en amarillo, al séptimo mes de crisis: hay más de cinco mil 200 contagiados, cifra que confirma el alto riesgo del trabajo que merece mejor remuneración y prestaciones.

No se puede soslayar que la pandemia todavía no tiene proyecciones de cuándo terminará, ni en qué circunstancias se podrá soportar. Se reveló con inferencia estadística que en mayo o junio de 2021 vendría el escenario favorable por una vacuna. Otro dato, los contextos difíciles en el extranjero. Por estas razones, el gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y el titular de Salud, Daniel Díaz Martínez, deben de hacer caso al Congreso Local que exigió la basificación de 7 mil trabajadores del sector salud, para regular sus salarios y prestaciones.

De la Valija.- El dinero de todos

A los contribuyentes debe resultarles insatisfactoria la explicación de la directora de Hospitalidad y Turismo de León, Gloria Magali Cano de la Fuente, sobre la asignación de 5 millones de pesos del erario municipal al Festival Internacional del Globo 2020, cuando éste será virtual y con mucho menos actividades y gastos que una edición normal, indistinto del uso que se dará a la aportación.

En un momento donde se requiere financiamiento público en León para pruebas de COVID-19, estímulos a empresas, desempleados, a hogares en pobreza y potenciar las medidas de sana distancia, los criterios utilizados para entregar el dinero a un evento privado, que bien pudo haberse suspendido como tantos otros, parece atender al negocio de pocos y no el bienestar de los leoneses, que no verán este año la derrama.

Ricardo Sheffield Padilla

La Cuarta Transformación ha decidido abrir fuego con la Guerra de los Quesos, pues el abuso contra consumidores por parte de fabricantes de productos similares a quesos o yogurts, contrarios a la Norma Oficial Mexicana, ya era escandaloso. En esta ocasión, las empresas no pueden esconderse atrás de la grilla política, el consumidor mexicano merece certeza en lo que consume y calidad.

Ricardo Sheffield Padilla, procurador Federal del Consumidor, es el articulador y brazo del retiro del mercado de 19 marcas de quesos y de dos tipos de yogurts que incumplen con las exigencias de la nueva Ley de Infraestructura de la Calidad. Ya antes había desnudado a los enlatados de atún, que traían más soya que pescado. Y afirma que van por más.

El asunto no representa un ataque a la iniciativa privada, como quieren hacer ver ahora los enemigos de la 4T. Debe analizarse a la luz de la obligación de las instituciones por hacer cumplir la ley a algunos en la industria alimentaria, que por años han vendido cualquier cosa y obtenido jugosas ganancias, a cambio del daño a nuestra salud. Eso necesita la gente, no rifas y más ocurrencias.