Yerbamala

yerbamala-2

JAVIER-AGUIRRE-VIZZUETT-(8)
Javier Aguirre Vizzuett

1.- La danza de los delegados

La incógnita puesta sobre la mesa es qué delegados federales se irán y cuándo. No es una cantidad menor, se habla de alrededor de una decena.

Las causas son disímbolas. En algunos casos podría tratarse de una promoción, en otros de reubicación y en unos más de una destitución.

El coordinador de los delegados federales, Javier Aguirre Vizzuett, a su vez delegado de la Secretaría de Gobernación, dice que todos, los 55, están siendo evaluados. Los movimientos podrían empezar en un mes.

Hay un par de delegaciones que están vacantes: la del INAES, que ostentaba Azul Etcheverry, y Banobras, que tenía Ricardo Ramírez Nieto. Ellos son diputados federales electos.

La delegación sobre la que más se ha especulado, tanto por panistas como por priistas, la de la Sedesol, es de las más revisadas. Y sigue sin estar claro qué pueda pasar con Claudia Navarrete Aldaco. A las demandas del PAN en su contra por presuntos delitos electorales les han fallado las pruebas.

Entre las revisiones de rendimiento y circunstancia está la delegación de la SCT, de la cual su titular, Leoncio Pineda Godos, podría ser reubicado en Hidalgo, su estado natal. Ahí el interés está en que habrá elecciones a gobernador el próximo año.

Se evalúa un posible desgaste prematuro, interno, en la delegación de la Sagarpa, y el posible regreso a su estado natal, Veracruz, de la delegada, María de Lourdes Acosta.

Otro tipo de desgaste, por afectar grandes intereses en cumplimiento de su función, es el del delegado de la Profepa, José Isaac González Calderón. Al delegado de Economía, Andrés Bello Albo, se le ha señalado negligencia.

Del delegado del IMSS, Sergio Santibáñez, se refiere que su buen desempeño lo podría llevar a las oficinas centrales…

Aguirre dice que los movimientos no se harían para beneficiar intereses de priistas locales… esta vez. Porque la vez anterior se dieron gusto Gerardo Sánchez, Francisco Arroyo, Miguel Ángel Chico y hasta Bárbara Botello.

Asegura que serán, sólo, “hombres y mujeres del presidente Enrique Peña  Nieto”. A ver…

MIGUEL-ANGUEL-CHICO
Miguel Ángel Chico

2.- La soledad de Miguel Ángel

Con el autodescarte de Francisco Arroyo Vieyra, apenas el viernes pasado, como aspirante a la candidatura del PRI a gobernador en 2018, pareciera que se le despeja el camino a Miguel Ángel Chico, de quien es su nuevo aliado.

Chico ya lleva varias semanas diciendo que él sí quiere. Llegó a este convencimiento luego de la ‘debacle electoral’, atribuida a Gerardo Sánchez, lo cual habría sacado de la carrera al salvaterrense, su anterior aliado y hoy su antagonista.

Falta saber el plan de Bárbara Botello, también una potencial candidata. Ella ha seguido sacudiéndose las culpas por la derrota priista en León, atrincherándose en lo que quedó ahí de priismo. Lo que puede reforzar sus aspiraciones es la coordinación de los diputados federales del PRI guanajuatenses… si la consigue.

Incluso hay otros tiradores, que están agazapados. Tal sería el caso de José Luis Romero Hicks, actual presidente de la Fundación Colosio. Cree que desde ahí puede.

Por lo pronto, Chico ya no trae otra lógica que la de la candidatura. Falta ver si le resulta eso de ser madrugador. Y falta mucho.

LC06902-3
Miguel Márquez

3.- El acertijo del gobernador

Por la combinación de circunstancias, e incluso por mera inercia política, el gobernador, Miguel Márquez, se ha quedado como los viejos gobernadores priistas, con su partido en las manos. No lo tiene del todo, y eso es parte del problema. Aunque sí le queda la responsabilidad.

Él mismo no ha resistido la tentación de meter mano. Antes, mandó de secretario general del PAN al subsecretario de Gobierno, Marco Rodríguez, y ahora ha querido mandar de presidente estatal al propio secretario, Antonio Salvador García López.

Tiene enfrente al grupo de Fernando Torres Graciano y Juan Manuel Oliva, quienes conservan un tercio de la estructura, y al de Luis Alberto Villarreal, que tiene otro tanto. A todos debe otorgar posiciones con el cambio en la dirigencia estatal.

Además, tiene su propio grupo. Ahí se adscribe el actual dirigente, Gerardo Trujillo Flores, a quien ha mandado a la labor de sacrificio de organizar al cambio y sacrificar su aspiración de reelegirse. Falta ver con qué lo compensa.

Márquez tendrá, apenas, dos semanas de gracia para acomodar las piezas. Y amarrar la ‘candidatura única’ que quiere.

CONTRA RETRATO Yerbamala

miguel-angel-osorio-chongMiguel Ángel Osorio Chong

El secretario de Gobernación enfrenta la más dura de las pruebas, como si el destino lo hubiera hecho deliberadamente: la fuga del narcotraficante que se considera el más poderoso del mundo, Joaquín, ‘El Chapo’ Guzmán.

Aunque no es una fatalidad. Desde el principio del sexenio, el presidente Enrique Peña Nieto decidió que las tareas de seguridad se concentraran en esta Secretaría.

El esquema ha estado a prueba, y aunque ha tenido varias fallas, como la de la Gendarmería Nacional, la de la administración de los centros de reclusión viene a ser crucial.

La segunda fuga de ‘El Chapo’ de un penal de alta seguridad, esta vez del penal de El Altiplano, en el Estado de México, y la anterior del de Puente Grande, en Jalisco, viene a ser evidencia de que muchas cosas en la estrategia de seguridad no han cambiado.

Una, en extremo preocupante, es el poder de infiltración del crimen organizado en las estructuras de gobierno, en particular las de Seguridad Pública.

A reserva de que las investigaciones del caso, a cargo de la procuradora de la República, Arely Gómez, ilustren sobre la mecánica de la fuga y los implicados que la hicieron posible, la impresión es la de la complicidad de funcionarios.

Esa aclaración, y la captura del fugado, a cargo de Osorio, permitirían recomponer un poco las cosas. Pero sólo para comenzar otra vez, de bases más profundas.

Comentarios

Comentarios