Yerbamala

Sin categoría

yerbamala-2

ALEJANDRO-VARGAS-MARTIN-DEL-CAMPO
Alejandro Vargas Martín del Campo

1.- Un poder que se disminuye

A como van las cosas, Santiago García López va a necesitar ayuda extra. Y tiempo. Luego de una serie de descalabros, que han obligado a la intervención de su dirigencia nacional, el líder estatal del PRI ha empezado a hacerse cargo, parece que tardíamente.

Ahora hasta sondea la posibilidad de hacer algún tipo de acuerdo con los líderes que apoyaron a su oponente en la elección interna, Alejandro Lara. Lo logrará sólo en la medida en que les comparta el poder.

Mañana vence el plazo que se dio para nombrar a las 38 dirigencias provisionales en los municipios, mismas que van a sustituir a los “delegados en funciones de presidente” que había nombrado.

Las dirigencias definitivas deben estar listas antes del 7 de octubre, cuando empezará el proceso electoral.

Otro de los problemas es Alejandro Vargas Martín del Campo y la CNOP. Desde la campaña interna Santiago y su gente le prometieron la presidencia estatal de la organización y ahora no le pueden cumplir.

Porque hay un “lineazo” nacional en favor del diputado Roberto Vallejo, y debe acatarlo. Ayer el líder saliente, Adrián Camacho, empezó a “bajar” esa línea a los líderes municipales cenopistas para que no se hagan bolas: “Es Vallejo”.

Todo este sainete debilita el liderazgo de Santiago, que para cumplirle a Vargas ha intentado contravenir una orden del CEN.

Y más allá, pues Vallejo es una promoción del grupo contrario, el de Francisco Arroyo Vieyra, y tendrá que cohabitar con él.

Con un agregado: a Vallejo lo siguen rechazando los apoyadores de Santiago: Bárbara Botello, Gerardo Sánchez y Miguel Ángel Chico.

ALVAR-CABEZA-DE-VACA
Álvar Cabeza de Vaca

2.- Sobrecargado

Un avance, al menos “organizacional”, es el que ayer concretó el gobernador, Miguel Márquez, en materia de Seguridad con la incorporación de ocho municipios más al Mando Único Policial, MUP. Con ellos, ya suman 13.

La fórmula del MUP es una recomendación del Sistema Nacional de Seguridad Pública. La perspectiva es que llegue a convertirse en nacional, para estandarizar el trabajo policiaco en términos de profesionalización y facilitar la coordinación entre diversos cuerpos de Seguridad Pública.

También tiene la pretensión de impedir la infiltración del crimen organizado en las estructuras policiales.

Es el inicio de un proceso más bien complicado. El MUP parte del nombramiento de los directores de Seguridad Pública, quienes son funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública y por eso quedan bajo el mando de Álvar Cabeza de Vaca.

Pero a Álvar lo desborda ya su carga de trabajo. Toda la parafernalia de “Escudo” no acaba de estar lista, y sus “botones de pánico” ya empiezan a formar parte de la ironía popular.

Rehén de la estadística, que acomoda según sus necesidades, siempre a la baja en materia de criminalidad, a Álvar casi no le queda tiempo para demostrar eficiencia. Y al gobernador menos, por eso, algo más tendrá que hacer. Y pronto.

ALEJANDRO-NAVARRO
Alejandro Navarro Saldaña

3.- Torre de Babel

Mientras las dirigencias de los partidos no definan sus alianzas con otros, los militantes que quieren ser candidatos a “algo” escogen de entre el menú como quien va a un restaurante.

El más adelantado en las ocurrencias, hasta ahora, es el líder municipal panista en Guanajuato, Alejandro Navarro, quien quiere al PRD, y de paso al Panal. Inspirado por la coalición que le acaba de ganar al PRI en Tepic, piensa que él, como candidato repetidor, ahora sí podría ganar.

El diputado del Panal, Marco Antonio Miranda Mazcorro, le apuesta al PRI y descalifica al PAN. Hugo Estefanía dice que el PRD irá solo, y Rodolfo Solís Parga, del PT, que ellos también… Pero todos dependen de lo que digan sus líderes nacionales.

LUIS-GUTIRREZ
Luis Gutiérrez Márquez

4.- Cuévano o la desesperación

El alcalde de Guanajuato, Luis Gutiérrez, ya renunció a lo único que aspiraba: a poner orden. Y mejor opta por ser parte del desorden, a costa de desafiar a las autoridades.

Como al delegado del INAH, Sergio Tovar. O como al Instituto de Cultura, cuyo director, Juan Alcocer, coincide con él en la necesidad de poner orden en la capital.

Destaca el caso de las mesas, sillas y el “megaparaguas” que tiene al lado del Teatro Juárez el restaurantero Ricardo Herbert, quien fue su antagonista electoral, por el PRD. Ya renunció a meterlo en cintura.

“Güicho” prefiere una fuga electoral hacia el futuro, que tiene incierto, por lo demás, antes que ver los problemas que tendría que resolver…

 CONTRA RETRATO

CARLOS-ZAMARRIPA

 Carlos Zamarripa Aguirre.

Otros lo interpretan, pero él lo actúa: el aislamiento del procurador de Justicia es cada vez mayor. Y pone negros nubarrones sobre su futuro.

Ya se había notado en actos oficiales previos, que, o no lo incorporaban al primer círculo del gobernador, Miguel Márquez, o él se aislaba del resto.

Pero ayer la cosa fue de escándalo. Su ausencia fue especialmente notoria en uno de los actos más notables de Márquez en materia de Seguridad, la suma de ocho municipios más al “Mando Único Policial”.

Una estrategia que no podría excluir a la Procuraduría de Justicia pues tendría que combinar la prevención con la persecución del delito. Ayer, esa función no mereció siquiera una referencia.

Todos los reflectores fueron para el secretario de Seguridad, Álvar Cabeza de Vaca, con quien Zamarripa ha hecho, o había, buenas migas.

Llegaron al grado de compartir la autoría y armado de “Escudo”, luego, también, las primeras acciones con las que pretendieron demostrar la eficacia del programa. Parece que ya no más.

La fractura en el Gabinete de Seguridad empezó a ser especialmente notoria con la propuesta del gobernador de crear una Fiscalía General para sustituir a la Procuraduría de Justicia.

Y si el primer fiscal general no va a ser Zamarripa, como así parece, de aquí a que se nombre, la política estatal de seguridad seguirá fragmentada.

[email protected]