Yerbamala

1.- ¿Dónde están?

Alejandro Encinas Rodríguez

Los datos oficiales resultan contundentes a la hora de mostrar la dimensión del fenómeno, de acuerdo con el registro del gobierno federal Guanajuato ocupa ahora el segundo lugar nacional de personas desaparecidas, sólo superado por Jalisco, al acumular mil 216 personas no localizadas entre diciembre de 2018 y el 30 de septiembre de 2020, 8.8 por ciento del registro nacional.

Quien presentó la información que desvela este otro apartado de la gran tragedia guanajuatense, que también se mantiene en el primer lugar nacional de homicidios dolosos, fue el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, quien, con los datos a la mano, dejó ver que la gran preocupación es Guanajuato, porque ha comenzado a dispararse en este indicador, luego de no aparecer en el pasado y además integrarse a los sitios donde están emergiendo fosas clandestinas.

Encinas, que llamó pan al pan y vino al vino, citó que en el actual sexenio se han encontrado mil 257 fosas clandestinas y se han exhumado mil 957 cuerpos en todo el país, afirmando categórico que es resultado de la intensa búsqueda entre familiares de las víctimas y el Estado mexicano que les mantuvo abandonados en el pasado, pues en dos años se encontró más del 30 por ciento de las fosas registradas en décadas.

En Guanajuato, como si estuviéramos anclados en el pasado, quienes tienen la responsabilidad de encarar el problema siguen discutiendo si las categorizaciones deben venir de la Federación y los familiares son quienes buscan a sus desaparecidos y encuentran fosas. Este miércoles, en Valle de Santiago, luego de otro hallazgo, se seguía esperando la presencia de la Fiscalía General del Estado, a cargo de Carlos Zamarripa Aguirre, para levantar los peritajes correspondientes, pero no llegaban.

2.-Media semana de la preventiva

José Fernando Castilleja Leal

Apenas a media semana de prueba -del 5 al 11 de octubre- de que la Secretaría de Salud de Guanajuato cambio el semáforo estatal de naranja a amarillo, ya se tiene la serie de comentarios que el secretario Alberto Díaz Martínez debiera de analizar, porque la población y autoridades, aún no concientizan los objetivos de la presente etapa.

El pasado 2 de octubre durante la presentación del cambio de colores, el gobierno estatal esclareció que se aprovecharía para la reactivación social y de los sectores económicos, para las actividades esenciales y no esenciales, pero “no significaba volver a la normalidad” y había que mantener las medidas de seguridad, pues los incrementos de decesos y contagios conllevarían al confinamiento.

En esa tesitura, el mandatario estatal Diego Sinhue Rodríguez debiera escuchar a quienes están llamando su atención y analizar la viabilidad de la realización de dos eventos: Expo Agroalimentaria en Irapuato y Feria Estatal de León 2021, a la luz de la multiplicación de los riesgos. El director de Bienestar y Salud del programa “TecSalud” del Tecnológico de Monterrey, José Fernando Castilleja Leal, sostuvo que las autoridades debieran anteponer la prevención contra el virus a la reactivación económica.

3.- Batalla albiazul por Celaya 

Adiel Augusto Ramos Horta

Parte de la nomenclatura estatal albiazul glosaba que no se requería de una batería de encuestas de opinión para conocer las opiniones de los celayenses sobre la administración pública municipal de la ciudad, basta con conectarse a las redes sociales donde intercambian puntos de vista sobre la actuación. Ante la evaluación, se consideró un craso error que la alcaldesa Elvira Paniagua Rodríguez buscara reelegirse.

Con los elementos suficientes, los indagadores del partido conservador PAN iniciaron la búsqueda del suspirante “emergente”, entre los que figuraba el secretario de Desarrollo Económico Sustentable, Mauricio Usabiaga Díaz Barriga -también empresario- pero no aceptó, se habló inmediatamente del exalcalde, Ismael Pérez Ordaz. Para no ofrecer la cizaña entre la cofradía albiazul, se tiene el aviso de que fue “vetado” por el panismo y por eso aún buscan candidato.

Aprovechando la oportunidad o momento, Elvira Paniagua, de volada le encontró cuadratura al conflicto y para “bajarse de su macho”, dejará libre el camino siempre y cuando el abanderado de Acción Nacional a la alcaldía sea Adiel Augusto Ramos Horta, su director de Desarrollo Económico. Mientras, los Prieto salmantinos -padre e hijo- traen de gallo al pediatra Antonio Chaurand Sorzano para Morena; el empresario Leopoldo Almanza Mosqueda espera la “invitación” para representar por la alcaldía al partido político que guste, incluso el PAN.

De la Valija.- Esconder el bulto

Para la Contralora Municipal de Silao, Paloma Alejandra López Cuellar, bastaría una denuncia anónima para investigar la posible comisión de actos de corrupción, por eso extraña que de botepronto en el gobierno silaoense se haya librado de mácula a la regidora de Morena, Virginia Chacón Aguilar, por la proliferación de familiares suyos en la administración de José Antonio Trejo Valdepeña y de paso la entrega de apoyos sociales a varios de estos parientes.

Normatividad no le falta tampoco a López Cuéllar, pues para ello la Ley de Responsabilidades Administrativas estatal en su artículo 52 le da los elementos básicos para actuar contra el nepotismo, o el 53 y 54 para fincar responsabilidades en la entrega de apoyos sociales, también dispone del Código de Ética que el actual Ayuntamiento de Silao hizo publicar el 11 de noviembre de 2019. El 5 de octubre el regidor José Luis Araujo Villalobos le pidió, oficialmente, investigar el caso y deslindar responsabilidades. La rapidez del deslinde llama a sospecha.

José Mario Molina Pasquel y Henríquez

Gracias a sus investigaciones, la humanidad pudo dimensionar la gravedad de la contaminación de la era industrial en el planeta. Su trabajo, encontrando la relación entre los clorofluorocarburos y la desaparición de la capa de ozono que protege a la Tierra, le llevó al Premio Nobel de Química en 1985 y al mundo a comprender que se estaba produciendo el llamado calentamiento global, luego llamado el cambio climático.

Mario Molina, único mexicano ganador de un Premio Nobel en el campo de las ciencias, químico egresado de la UNAM, fue por 16 años, de 1993 a 2001y de 2009 a 2017, integrante del selecto Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología del presidente de los Estados Unidos. Su súbita muerte, permite asimilar la trascendencia de su trabajo y legado.

Mexicano Universal, preocupado porque la ciencia fuera uno de los ejes sobre los que deben sustentarse muchas decisiones gubernamentales, Molina dio la lucha para romper la tozudez e irresponsabilidad en Palacio Nacional en el manejo de la crisis por COVID-19, que desdeñaron el uso de cubrebocas. Al final, la historia le dio la razón.