Redacción

Estados Unidos.- En la década de los 60, Hanna-Barbera era la empresa productora de dibujos animados más importante de Estados Unidos, gracias a los personajes que presentaron, se convirtieron en iconos de la cultura popular.

Hannah-Barbera fue el primer estudio de animación en crear exitosamente dibujos animados para televisión, sus ideas eran ambiciosas, pues muchas de sus series animadas fueron producidas para las horas de mayor audiencia, que no era cuando los niños estaban frente al televisor.

Esta caricatura fue el reflejo de la sociedad americana de los 60.

El 30 de septiembre de 1960, se transmitió el primer episodio, la cual tenía como protagonistas a dos parejas de cavernícolas, Pedro y Vilma Picapiedra y Pablo y Betty Mármol; quienes vivian en la ciudad de Piedradura, una versión ficticia de la Edad de Piedra con una sociedad idéntica a los Estados Unidos a mediados del siglo XX.

Algo fascinante de Los Picapiedra, fueron los objetos que había en la serie. Podíamos ver a los personajes conviviendo con animales prehistóricos como los dinosaurios, los tigres dientes de sable, los mamuts y más, quienes además de ser  mascotas de los humanos, sustituían a los aparatos eléctricos como aspiradoras, cámaras fotográficas y más.

Esta caricatura fue la primera en presentar personajes de la cultura popular, como artistas de moda, músicos, actores, directores y personalidades de la televisión.

A pesar de tratarse de una ficción de animación, Los Picapiedra incluían en sus episodios temas dirigidos al público adulto y que quizá cuando éramos pequeños no los notábamos. Para que se den una idea, nos hablaron de los conflictos laborales, la maternidad, las siempre complejas relaciones entre suegros y yernos, la adicción a las apuestas de Pedro, el consumismo desenfrenado de Vilma y Betty, y más.

Pero quizá el tema más delicado de todos fue la infertilidad, por la que los Mármol deciden adoptar un niño huérfano, el pequeño Bam-Bam al no poder tener uno por sí mismos. También causaron controversia al mostrar sin ningún tipo de censura a Pedro y Vilma juntos en una cama, convirtiéndose en la primera pareja televisiva animada en hacer esto.

La serie logró colarse en el gusto no sólo del público estadounidense, también del resto del mundo incluido México, pues rompió récords muy importantes. Tuvo 10 especiales, más de 7 películas animadas, dos cintas live action, cómics y mucho más.

Los Picapiedra estaban adelantados a su época, mostrándonos la vida y los problemas normales de dos familias de clase baja-media. Revolucionaron por completo la forma en que era vista la animación en la década de los 60, demostrándonos que sí se podían crear a través de dibujitos, historias interesantes y maduras para toda clase de público.

*Con información de sopitas.com

AC