Gilberto Navarro

Guanajuato.- Desde diciembre, Fiscalización y Control de la capital, han suspendido 54 eventos clandestinos, la mayoría en la zona sur de la ciudad.

La administración municipal, informó que desde los primeros días de diciembre se reforzaron los operativos de seguridad para detectar fiestas y eventos sin permiso.

Estos despliegues de vigilancia, durante diciembre detectaron 41 eventos y en lo que va de enero se han suspendido 13 fiestas.

Lugares como Yerbabuena, Sauceda, Trinidad, Puentecillas, Cuevas, Molineros, Marfil, Puerto de Oro, Zona Centro, El Laurel, Arperos, Nicolases y sierra de Santa Rosa, San José de la Luz y Presa de la Olla, han sido los sitios donde más se han presentado suspensiones de fiestas y eventos religiosos. 

Ante el semáforo rojo, que continúa en el estado hasta el 24 de enero, se pide a la población no realizar eventos masivos, ya que, en caso de ser en salones de fiestas, los dueños pueden ser acreedores de multas o suspensión de sus actividades. 

Además, que, al realizar una acción como esta sin las medidas de salud necesarias, y con aglomeración de personas, se puede hacer contagios comunitarios lo que afecta la salud social Desde diciembre, Fiscalización y Control de la capital, ha suspendido 54 eventos clandestinos, la mayoría en la zona sur de la ciudad.

La administración municipal informó que desde los primeros días de diciembre se reforzaron los operativos de seguridad para detectar fiestas y eventos sin permiso.

Estos despliegues de vigilancia, durante diciembre detectaron 41 eventos y en lo que va de enero se han suspendido 13 fiestas.

Lugares como Yerbabuena, Sauceda, Trinidad, Puentecillas, Cuevas, Molineros, Marfil, Puerto de Oro, Zona Centro, El Laurel, Arperos, Nicolases y sierra de Santa Rosa, San José de la Luz y Presa de la Olla, han sido los sitios donde más se han presentado suspensiones de fiestas y eventos religiosos. 

Ante el semáforo rojo, que continua en el estado hasta el 24 de enero, se pide a la población no realizar eventos masivos, ya que, en caso de ser en salones de fiestas, los dueños pueden ser acreedores de multas o suspensión de sus actividades. 

Además, que, al realizar una acción como esta sin las medidas de salud necesarias, y con aglomeración de personas, se puede hacer contagios comunitarios lo que afecta la salud social.

EZM