Top 5 Vida Pública

Y HAY GENTE QUE NO CREE: Crisis por covid-19 dejó más de 17 mil muertos en Guanajuato en 2020

Damián Godoy

Estado.- Un dato que desnuda los efectos reales de la crisis por la covid-19 en Guanajuato, con toda su frialdad: el Registro Civil el año pasado expidió 17 mil 149 actas de defunción más que en 2019.

Un crecimiento del 49% en el número de muertes certificadas de un año a otro, de acuerdo con los registros de la Secretaría de Gobierno obtenidos por Periódico Correo, que sólo es atribuible a la estela de víctimas que dejó la pandemia en el estado.

Ese excedente de más de 17 mil actas de defunción no significa que todos murieron por covid-19: algunas son víctimas colaterales, personas que vieron afectada su salud por alguna circunstancia que trazó la pandemia.

Quienes padecían una enfermedad crónico-degenerativa y dejaron de recibir tratamiento por la reconversión de los hospitales; a los que les cancelaron una cirugía… todos son víctimas de la pandemia.

El factor violencia

Hay otros factores a considerar: el año pasado hubo una diferencia de 935 personas más abatidas en hechos violentos en Guanajuato en comparación con 2019, y que también inciden en que haya más actas de defunción.

Si a las 17 mil actas de excedente se descuentan esas 935 víctimas adicionales de la violencia, y se restan las 5 mil 573 que habían fallecido por covid-19 hasta el 31 de diciembre –las que sí se acreditó con una prueba de laboratorio—, arroja una diferencia de 10 mil 641 defunciones que no tendrían una causa clara de qué las provocó: pudieron morir por covid sin que se haya demostrado con un estudio clínico, o serían víctimas colaterales.

Otro factor relevante: los datos que proporcionó la Oficina del Registro Civil consideran las actas de defunción capturadas hasta mediados de diciembre; es decir que aún falta contabilizar las generadas en la última quincena, que fue la que más muertes dejó, de acuerdo con los reportes diarios de la Secretaría de Salud de Guanajuato.

Se debe puntualizar que en el primer trimestre no hubo víctimas mortales por covid-19 en el estado, pues los primeros dos decesos ocurrieron el 6 de abril, y el crecimiento los primeros dos meses fue paulatino –al cierre del primer semestre iban 510 fallecidos—.

Esto significa que las secuelas de la pandemia serían mucho mayores para Guanajuato si la crisis de salud hubiera abarcado todo el año.

Aquí te presentamos el desglose de las actas de defunciones por municipio:

Celaya

El municipio cajetero fue el que sufrió el mayor incremento en el número de defunciones, y que coincide con la laxitud del gobierno local para aplicar sanciones para evitar la propagación del virus.

Fue uno de los últimos en establecer la obligatoriedad del uso del cubrebocas en la vía pública, y la autoridad se reconoce sin la capacidad para suspender fiestas y/o grandes reuniones, como ocurrió en el jaripeo del pasado fin de semana en la comunidad La Luz. También hay grupos de ciudadanos que se aferran a no acatar las medidas, como los que burlan las vallas y cintas para evitar el uso de las bancas en plazas públicas.

Guanajuato

Aunque el gobierno de la capital anticipó medidas preventivas y de contención para mitigar la propagación del virus, ha tenido que enfrentarse contra su vocación turística y la imposibilidad de cerrar la puerta a los visitantes.

El momento más emblemático se vio el 31 de octubre cuando miles de turistas abarrotaron las calles del centro y el Jardín de la Unión, sin respetar las medidas de sana distancia ni que la autoridad lo impidiera.

Irapuato

Una de las que mejor han sabido aplicar restricciones para mitigar la transmisión del coronavirus es la ciudad fresera: obligó al cierre de comercios, fue el primero que ordenó detener peatones sin cubrebocas, y suspendió el servicio del transporte público los fines de semana.

Otro ingrediente que lo ha distinguido son las campañas disruptivas que ha implementado, como el grupo de luchadores que increpan y amagan con golpear a quienes no usan cubrebocas, y el uso de frases y versos adaptados por el colectivo Acción Poética Irapuato.

León

La ciudad zapatera ha mantenido un alto índice de transmisión y letalidad a causa del coronavirus, en gran medida por la permisividad del gobierno local para que se respeten las medidas de distanciamiento social.

Basta recordar la tolerancia que hubo a inicios de diciembre por los festejos del campeonato del Club León, donde se permitió que 20 mil fanáticos se reunieran afuera del estadio y la Calzada de los Héroes, lo que dos semanas después catapultó a León al primer lugar con más casos activos a nivel nacional.

Salamanca

Fue considerado el primer foco de contagio al iniciar la pandemia, luego de conocerse del contagio masivo entre un grupo de más de 50 jubilados de Pemex que en marzo se fueron de excursión a Chiapas y Quintana Roo.

Los primeros fallecidos por covid-19 en el estado fueron dos de esos viajeros, el 6 de abril, pero a pesar de ese primer brote Salamanca supo contener la propagación del virus y que sus secuelas no fueran tan devastadoras como en otros municipios.

San Miguel Allende

Otro de los que aplicaron con mayor rigor las medidas de distanciamiento social y cierre de negocios.

El gobierno de San Miguel colocó filtros en los accesos para impedir el paso de turistas, ordenó la clausura de hoteles que seguían operando, y llegó a detener a visitantes que se negaban a usar cubrebocas.

Ese rigor le ayudó a que no fuera tan alta la letalidad del covid-19 al cierre de año.

Silao

Su ubicación entre la capital del estado y los municipios del corredor industrial facilitó el rápido crecimiento en los contagios; no obstante, el aumento en las actas de defunción expedidas no fue tan alto como en los demás municipios del corredor.

Otras noticias