Ocio

Vuelve Sex and The City, pero sin una de sus protagonistas

Agencias

Ciudad de México.- Las refrescantes neoyorquinas de brunchs y manolos sobre las aceras de Manhattan regresan a la pantalla chica.

En 1998, cuando empezaban a aparecer series diferentes, se estrenó Sex and the City y fue un éxito: cuatro mujeres, empoderadas, independientes que hablaban de sexo (entre otras cosas) sin tapujos.

Ahora la serie, que alcanzó fama planetaria y reclutó a legiones de seguidores en sus seis temporadas (y dos películas), regresa a HBO Max en forma de secuela, titulada And just like that…

Sarah Jessica Parker (Carrie), Cynthia Nixon (Miranda) y Kristin Davis (Charlotte) volverán a correr aventuras urbanas y sentimentales, pero Kim Cattral (Samantha) no formará parte de esta nueva entrega.

El tiempo pasa en la vida real, pero también puede transcurrir en los universos de ficción. En la nueva andadura de los personajes de Sex and the City no se obviará el marchar del calendario ni los cambios de la sociedad. 

“Me gustaría ver dónde están ahora los personajes”, declaró Parker a ‘Page Six’. En la segunda década del siglo XXI vivimos en pleno acelerón tecnológico, en la ubicuidad de las redes sociales, inmersas en controversias en torno a la cuestión de género o el movimiento MeToo. 

“Ha habido un cambio de dirección a la hora de hablar de política sexual, y creo que Carrie Bradshaw estaría encantada de compartir sus sentimientos y pensamientos sobre ello”, dijo Parker.

DIFERENCIAS IRRECONCILIABLES

Una de las cuestiones que más interés ha despertado en este tiempo son las malas relaciones entre Parker y Cattral, que han hecho correr ríos de tinta, debido a rencillas personales y, sobre todo, profesionales. La amistad en la pantalla no siempre se corresponde con la vida real.

Hace unos años, al morir el hermano de Cattral, Parker le dedicó un sentido pésame en redes sociales. “No eres mi familia. No eres mi amiga”, respondió Cattral con dureza.

Estas malas relaciones se apuntan como la causa de que no hubiera una tercera película de Sex in the City y de que Cattral no participe en la nueva miniserie. 

Ella alegó que tiene diez años más que sus compañeras y que considera que ya ha cerrado una etapa. 

Quizás no tenga el mejor de los recuerdos: las extenuantes jornadas de grabación de la serie, de hasta 19 horas, según ha contado, le impidieron ser madre y terminaron con su matrimonio con Mark Levison, por sus continuas ausencias. 

A cambio, Cattral se ha convertido en una especie de mentora para las jóvenes actrices con las que trabaja.

LC

Otras noticias