Jessica de la Cruz

León.- Han pasado 14 días del festejo de la Fiestas Patrias y la verbena al Centro Histórico de León regresó, lo vendedores ambulantes ya se ven en el primer cuadro del Centro, desde ventas de globos, cubre bocas, voceadores, y que no se queden atrás los jóvenes que solicitan fondos para asociaciones civiles. 

El centro de León pareciera que recobró vida después de varios meses de ausencia de sus vendedores ambulantes, y la gente, personas que no todas traen puesto un cubre boca como medida de protección para no infectarse del COVID. 

Pese a que León permanece en semáforo rojo, y el número de muertos por la COVID-19 ha llegado a mil 20 y la Plaza de los Mártires sigue con cordones amarillo de precaución, a la sociedad se le ha hecho fácil y permanecen sentados ahora en el concreto de las jardineras. Sus andadores están llenos de vendedores de todo tipo, incluyendo tamales. 

Algunas personas andan en la calle, como si no existiera la pandemia sin cubre boca, sin respetar una san distancia, e incluso con niños en brazos y no hay autoridad que les diga algo, pese a que están permitidas las multas por no portar un cubre boca. 

Aunque el número de personas no es igual a los movimientos que anteriormente había en el Centro Histórico la sociedad, en ningún momento se ha detenido y cada vez más se ve movilización y frecuencia de las personas.