Viven el amor en la pandemia y a su manera…

Staff Correo*

Guanajuato.- Óscar Colesio Pantoja enfermó en julio pasado de coronavirus Covid-19, él creía que no sobreviviría a la enfermedad y tuvo mucho miedo de morir, pero el cuidado y la fuerza que le dio su esposa, la señora Elena Cuarenta Hernández ‘lo mantuvo vivo’.

Óscar y Elena aseguran que el amor en una pareja va más allá de gustarse, vivir juntos y tener hijos, es “estar cuando se tiene que estar” y crecer juntos en todos los sentidos.

Él asegura que el coronavirus es lo peor que ha vivido en toda su vida, pero emocionado, platica que “la libró gracias al amor de su esposa”. A seis meses que enfermó de coronavirus, él y su esposa agradecen que siguen juntos y continúan viviendo su historia de amor, la cual comenzó hace 35 años y producto del cual tienen seis hijos y 13 nietos.

Amor sin tabús

Rosy tiene 56 años, es independiente y tiene un trabajo estable como contadora pública, con una hija ya profesionista, y un novio… de 27 años de edad.

“Tuve hasta tres novios al mismo tiempo. Mi posición económica y laboral me permite tener tiempo. Ya mi hija es independiente y yo sólo buscaba quien me consintiera”, asegura confiada Rosy, quien además señala que Sergio le ha devuelto las ganas de ‘aventurarse’. Rosy lo conoció por medio de una aplicación social, motivada por su hija, ante la imposibilidad de salir.

Aunque para algunos familiares y amigos su noviazgo no sea ‘normal’ Rosy y Sergio seguirán hasta que la relación resista, “El Covid nos acercó, el Covid es el que nos puede separar”, confirman los enamorados.

Amor a distancia

Para Sonia y Jesús ser novios y no poderse ver por causa de la Covid-19 es difícil, pero el cariño y amor que se tienen no les impide tener un noviazgo lleno de esos detalles que los enamoran día a día.

Ambos estudian la preparatoria en escuelas diferentes, lo que hace que su convivencia sea limitada a dos horas al día cuando las tareas escolares lo permiten. Jesús se le declaró en diciembre del año pasado a Sonia, quien explica que sus primeras tres semanas de novios fueron a ‘distancia’ y por videollamadas.

“Diario hablábamos por teléfono, y el venía a mi casa, se quedaba en la reja y yo en la puerta de entrada, ambos con cubrebocas, platicábamos de lejos y así fueron nuestras primeras citas como novios” dijo Sonia. Ella motivó a Jesús a continuar los estudios.

**Con información de Luz Zárate y Silvia Sandoval

ndr