Staff Correo

Estado.- En menos de una semana, una mujer adulta y una menor de edad fueron sustraídas de sus domicilios, en Celaya e Irapuato, y hasta la noche de este lunes aún desconocía de su paradero.

“Piensa que podría ser tu madre, tu hija, tu esposa o tu hermana”, se lee en la publicación que se viralizó este fin de semana, en la que se pide ayuda para localizar a Sandra Campos Moncada, de 35 años, quien habría sido raptada el pasado miércoles 21 en Yustis, poblado asentado al norponiente de Celaya, cerca de la salida a Villagrán.

De acuerdo con diversas publicaciones en redes sociales, Sandra fue sacada de su domicilio por un grupo de hombres armados.

Tiene cabello castaño claro, rizado, es de tez morena y mide 1.70. Tiene tatuadas unas tijeras y un peine detrás de la oreja, se advierte en mensajes compartidos desde el sábado en grupos de noticias y usuarios de redes sociales.

Como ella, existen otras tres mujeres adultas que desaparecieron en julio en diferentes municipios de Guanajuato, sin que se haya logrado localizarlas. En esos tres casos, la autoridad ya activó el Protocolo Alba, mecanismo diseñado para la búsqueda inmediata de mujeres desparecidas, aunque aún no existe una ficha de búsqueda en el caso de Sandra Campos.

“Es mi hija (…) Ayúdenme a localizarla, estoy desesperada. Cualquier informe llamen al 911. Dios les recompensará, compartan por favor”, clamó su madre en otra publicación subida a Facebook el pasado jueves.

¿Dónde está Lizeth?

Ayer se cumplieron 48 horas desde que los familiares de Lizeth Carolina Vargas Cervantes, de 13 años, dejaron de saber de ella.

“Aún no sabemos nada de Lizeth, no sabemos cómo estaba vestida porque el sábado no estábamos con ella”, comentaron familiares entrevistados por Periódico correo.

El domingo pasado se activó la alerta Amber para pedir la ayuda de la población para su localización. Según la ficha, la adolescente salió de su domicilio el pasado sábado 24 y ya no se supo más de ella.

Sin embargo, existen otras versiones sobre lo que ocurrió con la menor.

El colectivo ‘A tu encuentro’ en redes sociales difundió un mensaje que advierte que Lizeth fue sustraída de su domicilio, en la colonia Vista Hermosa, por hombres desconocidos.

“Las primeras horas son vitales. Compartamos y ayudemos a que regrese a casa”, se lee en la publicación.

Existe otra versión en el sentido de que la menor fue a la tienda, y de regreso, antes de entrar a su casa, un hombre que viajaba en un vehículo la interceptó, la subió a la unidad y huyó.

“Lo único que podemos decir es que toda la información está en la alerta Amber”, comentaron los familiares.

A un año, Alejandra sigue desaparecida

Mañana se cumple un año que Alejandra Guzmán Venegas está desaparecida; mientras ella desayunaba esa mañana de ese 28 de julio del 2020 con su familia, unas personas que portaban cubrebocas llegaron a preguntar por ella, con violencia y con pistola en mano se llevaron a Alejandra, desde entonces de ella no se sabe nada; familiares presumen que el ‘levantón’ se debe a una denuncia que hizo tres años antes al ser víctima de violación sexual.

“Ella no desapareció, a ella se la llevaron, entraron a mi casa o a la casa de mis papás, sujetos armados, amagaron a los empleados, a mi papá, a mi mamá, a mi hermano y a ella se la llevaron a punta de pistola y desde entonces no sabemos nada de ella”, dijo una de sus familiares.

Alejandra vive en San Felipe, esa mañana del 28 de julio, un par de sujetos armados preguntaron por ella, después, entraron con lujo de violencia a la vivienda, amagaron a todas las personas presentes, y se llevaron a Alejandra quien llevaba su computadora en los brazos; los sujetos la subieron a un automóvil y la familia al reportar esta ‘levantada”, ‘ocalizaron unas horas después al vehículo y la computadora que Alejandra llevaba.

Pese a que Alejandra está en calidad de desaparecida, después de que la familia puso una denuncia y se activó la Alerta Alba, unas horas después se logró la detención de dos personas, la cuales están vinculadas a proceso junto por la computadora hallada dentro del auto abandonado.

Línea de investigación

Hace tres años, Alejandra fue víctima de una violación sexual, ante esta situación, presentó una denuncia, sin embargo los familiares no supieron dar más detalles referente a ello, porque ella dejó de compartir información.

Cuando presentaron la denuncia ante el Ministerio Público y revisaron la base de datos, apareció esta denuncia y fue la primera línea de investigación que se trabajó por su desaparición, pero no se ha dado con su paradero.