1.- La realidad oficial de la violencia

Queda claro que el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo no moverá ni un ápice de sus números frente a la violencia que vive Guanajuato.

En la comparativa oficial, simple y sencillamente de marzo a abril de 2022, hay una disminución del 21.5 por ciento en los asesinatos; comparándolo con abril de 2021 la reducción sería del 32.6 por ciento y con el de 2020 del 38.8 por ciento.

Ayer la glosa del cuarto informe de gobierno a la que asistieron el secretario de Seguridad Pública del Estado, Álvar Cabeza de Vaca Appendini, y la secretaria de Gobierno, Libia Denisse García Muñoz Ledo, fue una confirmación de la poca profundidad que se podría esperar más allá de las cifras, sin una revisión fuera de pruritos políticos.

Sin un formato que permitiera mayores réplicas directas de parte de los diputados, quedó de lado la función equilibradora del poder legislativo frente al ejecutivo.

Con un PAN entregado y una oposición insuficiente Álvar se apegó a su discurso; en lo que va de este año en relación con el mismo periodo del 2021, se ha presentado una disminución del 21 por ciento en homicidios y reiteró que el 92 por ciento están relacionados con el crimen organizado.

Hasta tiempo le dio para aventar un guiño al gobierno de la 4T, pues dijo que la disminución se ha derivado de la “real coordinación con el gobierno federal”… ¿Con Enrique Peña Nieto nunca existió? Álvar fue parte en ese sexenio, pero son dudas que quedan en el aire.

Morena apeló a ceder los tiempos a Alma Alcaraz Hernández y David Martínez Mendizábal, que además de lograr ‘la nota’ consiguiendo explicaciones sobre el destino de las patrullas de lujo, y el necesario análisis de contexto en materia de personas desaparecidas, del resto de los temas poco pudieron sacar de balance a los secretarios.

Al final, hasta oportunidad para la fotografía del recuerdo hubo. Una bancada del PAN resuelta a abandonar sus funciones fiscalizadoras y autónomas respecto del poder ejecutivo, posó divertidamente con los secretarios como dueños del escenario público.

Y en la anécdota, otras dos comparecencias –la del fiscal Carlos Zamarripa Aguirre y la de ayer- que pasan de largo por el Congreso de Guanajuato sin mayor análisis que las cifras que ya se vuelven insuficientes para entender la crisis del estado.

Violencia que vive Guanajuato.

Ver nota: Álvar atribuye baja de homicidios en Guanajuato a coordinación en seguridad

2.- Celaya: una influyente oficial mayor

Samantha Cruz Soria1
Foto: Especial

En el mayor de los privilegios que puede dar el erario público, el diputado local del PAN, Martín López Camacho y su tío el alcalde celayense Javier Mendoza Márquez, no tienen problema con el doble papel que funge Erika Samantha Cruz Soria, quien es a la vez oficial mayor en el Municipio y asistente legislativa.

El salario bruto que recibe esta funcionaria de 43 mil 503.90 pesos brutos no es suficiente, como tampoco lo son sus funciones de nivel directivo en la administración municipal; es en sus ratos libres asistente del legislador presidente de la Comisión de Seguridad Pública y Telecomunicaciones.

Ante estas dos funciones -no menos demandantes- surge la duda, ¿cuál será su hobby? Para el alcalde de Celaya, Cruz Soria puede hacer fuera de su horario laboral lo que quiera, pues “está haciendo bien en lo que le corresponde como oficial mayor”.

El problema es que las quejas y el radio pasillo se acumulan en torno a la afortunada funcionaria, que logró tales puestos luego de coordinar la campaña de López Camacho.

En redes sociales se difundió un documento en el que presuntamente ella y el diputado local panista, firmaron un convenio a nombre de la presidencia municipal con una empresa funeraria. Por ello, el líder local de Morena, Ricardo Paz Gómez, ya los denunció por posible tráfico de influencias.

Para colmo, se suman los señalamientos contra Cruz Soria. Desde no reportar a la Contraloría las denuncias de acoso que involucraron al exdirector de Desarrollo Urbano, Jorge Granados, así como un supuesto intento de destituir al director de personal, José Alberto Domínguez Sánchez, sin avisarle a su jefe, Javier Mendoza.

Este es otro foco rojo en el gobierno de Celaya. La verdadera insubordinación comienza con estos síntomas, que luego se vuelve difícil de controlar con estas concesiones que difícil justificación tienen, con la ardua tarea de administrar el tercer municipio más grande de Guanajuato.

Violencia que vive Guanajuato.

Ver nota: Javier Mendoza defiende presunto ‘dobleteo’ de funciones de la Oficial Mayor de Celaya

3.- San Miguel de Allende, de gira; presumen patrimonio en Acapulco

Tianguis Turístico1
Foto: Especial

“¡Vamos a lucir el estado!”, presumió en redes el 20 de mayo el alcalde de San Miguel de Allende, Mauricio Trejo Pureco. La edición 46 del Tianguis Turístico se lleva a cabo en el puerto de Acapulco. “Vamos juntos con la Secretaría de Turismo de Guanajuato”, escribió Trejo, pero aclaró que su municipio contará con su propio stand dentro del evento nacional.

La participación de la ciudad Patrimonio es resultado de la estrategia de posicionamiento que diseñó el gobierno de San Miguel de Allende. La expectativa fue tal, que hasta hubo doble corte de listón para inaugurar el espacio.

La gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado Pineda, el secretario de Turismo Federal, Miguel Torruco Márquez, y los titulares de Turismo de Guanajuato, Yucatán y Tamaulipas, Juan José Álvarez Brunell, Michelle Fridman y Fernando Olivera, estuvieron presentes en el primer corte. El gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo se sumó a la celebración hasta el segundo.

Tania Castillo, directora de Turismo, coordina las actividades que confirmarán la proyección del municipio a nivel internacional.

En un área de 20 mil metros cuadrados, entre más de 600 empresas expositoras, Mauricio Trejo espera lograr una representación de Guanajuato digna y que deje huella. Gastronomía, viñedos, artesanías, turismo de bodas, integran el paquete que representantes de los diversos gremios de San Miguel lucirán en Acapulco.

Y al parecer el encanto de una de las ciudades más visitadas, fotografiadas y premiadas de México, está funcionando. A sólo un día de iniciar el tianguis, Diego Sinhue ya firmó convenio con el Grupo Aeroportuario del Pacífico y su homólogo en Yucatán, Mauricio Vila, para establecer una ruta Mérida-Bajío, a través de Volaris.

La unión de los sectores hizo posible esta gran iniciativa del Ayuntamiento de San Miguel de Allende, recalca su alcalde. Esperaremos el balance final de su aventura turística.

Violencia que vive Guanajuato.

Ver nota: San Miguel de Allende se luce en la 46a edición del Tianguis Turístico

CONTRA RETRATO

Ernesto Prieto Gallardo

Parece increíble, pero Ernesto Prieto Gallardo no puede permanecer sin sucesos bochornosos que exhiban la débil dirigencia que sostiene de Morena en Guanajuato.

Ayer, una vergonzosa escena corrió como reguero de pólvora en la capital del estado, cuando un despacho de abogados embargó su sede oficial llevándose todo aquello de valor que pudiera cubrir un laudo laboral de la irrisoria cifra de 40 mil pesos, que Prieto no quiso pagar aún con el fallo en contra.

La cuestión no es la cantidad. Se trata de una serie de hechos que pintan de cuerpo entero a un dirigente partidario que peleó su posición por encima, incluso, de un escaño en el Congreso local, al sentirse bajo la amenaza de los grupos y grupúsculos que acechan oportunistas de la 4T en Guanajuato.

El eterno heredero de la relación entre su padre, Ernesto Prieto Ortega y el presidente Andrés Manuel López Obrador, finalmente se encuentra libre para ejercer ese liderazgo estatal con un Ricardo Sheffield Padilla, obligado a una temporal mimetización.

Pero a veces su peor enemigo es él mismo.

Caben recordar las multas millonarias de entre 10 y 20 millones en suma, asestadas a las finanzas de Morena tras el desorden administrativo que privó en ejercicios electorales y ordinarios, para darse cuenta del caos interno que persiste en la segunda fuerza política de Guanajuato.

Para Ernesto Prieto, el liderazgo todavía está por ser ganado, el problema es que en el camino, las cuentas pendientes se agolpan y las exhibiciones públicas se acumulan.