Roberto Lira

Celaya.- La violencia no se resolverá con la legalización del uso recreativo de la mariguana, esta droga se sumará a los problemas sociales y de salud que generan el alcohol y el tabaco, comentó el obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia

Durante la última semana Cámara de Senadores aprobó la Ley Federal para la Regulación del Cannabis y la reforma a la Ley General de Salud, con lo cual se avanza hacia el uso para usos recreativo, científicos, médicos e industrial de esta planta, sin embargo, para el prelado celayense esto sería un riesgo para la población. 

“El que se libere el alcohol y otras muchas drogas como puede ser también el tabaco no mejora; yo creo que nos ha hecho mucho daño el alcoholismo en México y también el tabaquismo, comenzando por los jóvenes y lo peor es que a temprana edad empiezan a fumar, ahora es la marihuana ¿Qué con eso se va a acabar la violencia? Van a seguir peleándose por un mercado más amplio no hay una regulación de cómo se va a hacer esto”, comentó Castillo Plascencia. 

El obispo de Celaya puso de ejemplo cuando Estados Unidos terminó la prohibición del alcohol, pero que se volvió un país con alto consumo de alcohol, por lo que considera que despenalización de esta droga sea una solución a los problemas de violencia. 

Asimismo, el jerarca católico avaló el uso médico de esta planta en el cual podría haber más control en su cultivo

“Desde luego no estamos en contra del uso medicinal que yo creo que sería más fácil controlar, sería a través de personas o laboratorios que tengan su siembra, pero ahorita ya puedes tener seis plantas en casa, ya con eso, ¿quien va a regular? Las plantas son muy fecundas a lo mejor son seis empezando, va a ser muy difícil, muchos ya están pensando en el negocio de la siembra de la mariguana ya hasta un expresidente decía que estaba apuntadisimo”, mencionó Castillo Plascencia

De la misma manera el prelado exhortó a los legisladores de Morena a tener una discusión inteligente, con participación de expertos en el tema y no sólo se dejen llevar por una agenda política y aprobarla por mayoriteo.