Redacción

Paraguay.- Un pequeño de 2 años fue asesinado a sangre fría. Su mamá llegó a la casa y lo encontró sin vida cubierto con una cobija y una escalofriante nota a un costado.

Los hechos ocurrieron en Pedro Juan Caballero en Paraguay el pasado 1 de septiembre. El cadáver estaba sobre su cama en donde también había un papel que decía: “su hijo vio algo que no debía ver“.

Su otro hijo de 12 años se encontraba desaparecido y de acuerdo a la nota, había sido secuestrado. “Tenemos al otro hijo mayor“.

A pesar de que intentó todo para que el pequeño fuera atendido en el hospital regional de esa localidad, pero lamentablemente ya tenía varias horas de haber fallecido.

De primera ocasión, la policía pensó que habían sido unos ladrones quienes habían entrado a robar, y habían cometido el crimen y el secuestro, pero la versión se descartó.

Después, la historia dio un giro inesperado. Todo apuntaba a que había sido el hermano mayor quien había cometido el asesinato y quien habría escrito la nota.

¿Qué los llevó a pensar eso?

La policía revisó las cámaras de seguridad de alrededor de la casa, justo el día en el que ocurrieron los hechos. En las imágenes se veía al adolescente ingresar a la casa.

“Sospechamos que la nota puede ser de puño y letra del menor de 12 años y que abandonó a su hermano cubierto con una sábana“, explicaron.

Otra prueba clave fue el testimonio de la rentera, quien dijo que había visto a los niños jugando en el patio; tiempo después el adolescente se fue de la casa sin el pequeño de 2 años.

Autoridades mencionaron que no se encontraron indicios que hicieran pensar que había sido abusado sexualmente, y la causa de muerte previa fue sofocamiento, por lo que se considera que ocurrió durante algún juego.

Los cuadernos del niño fueron incautados, de acuerdo a la fiscal el caso Reinalda Palacios, con el fin de que fueran sometidos a exámenes periciales y determinar si él escribió la nota.

dm