Ian Martínez

León.- Aunque en León el Reglamento para la Operación de establecimientos comerciales dicta que vinícolas y negocios similares deben cerrar a más tardar a las 10:00 de la noche, pasadas las 11 pm es normal encontrar abierta la mayoría, a veces hasta la media noche.

La prohibición, que viene en el artículo 35 del reglamento mencionado, establece que tienditas, vinícolas, tiendas de autoservicio, depósitos y almacenes, solo podrán trabajar en un horario de nueve de la mañana a diez de la noche.

Puedes leer: Alcohol enluta a Guanajuato: registra tres choques diarios por esta causa

Correo realizó un recorrido a lo largo del municipio de León, en colonias como El Rosario, Echeveste, Real Delta, San Marcos y Diez de Mayo, donde se comprobó que pasaba de las diez de la noche y varios negocios seguían vendiendo bebidas embriagantes con normalidad.

Al cuestionar a propietarios y encargados que aceptaron una entrevista, estos señalaron que se atienen a un permiso de extensión de horario, el cual pagan y tramitan ante el Municipio, y que está previsto en el artículo 41 del mismo Reglamento para el Funcionamiento de Establecimientos Comerciales y de servicios del municipio de León, Guanajuato. El cual fue publicado en el Periódico Oficial del Estado el pasado 30 de noviembre.

Cierran a la media noche

El sábado a las 23:45, la vinícola ‘El Jefe’, ubicada en la esquina de Cervantes Saavedra y José Alfredo Jiménez, todavía seguía trabajando. Los dos empleados alistaban el corte de caja, pues la instrucción del dueño es cerrar, sin falta, a la medianoche.

“Es que si nos pasamos viene Fiscalización y nos castigan. Dice el patrón que son más de 5 mil pesos de multa además de la clausura”, contó uno de los dependientes.

También lee: En dos semanas de operativos, detienen en León a 29 conductores ebrios al día

Aclaró que el negocio tiene un permiso de extensión de horario, con cierre a las 12 de la noche, que fue tramitado por su jefe ante el Municipio.

Cabe destacar que los permisos de extensión de horario son para las vinícolas y únicamente obtienen dos horas de funciones por lo que después de la medianoche no podrán seguir operando.

“A mí me conviene cerrar más tarde y más los fines de semana que es cuando hacemos la cruz con todos los que toman”, aseguró Felipe González, dueño de una vinícola en El Rosario.

Cabe destacar que, si dichos permisos de extensión no son tramitados ante la autoridad o no se cierra en el horario indicado, los establecimientos podrán ser acreedores a una multa de 10 a 100 días de salario mínimo, es decir multas de 2,133 pesos hasta los 21,339 pesos y en caso de reincidir podrán perder su licencia de operaciones de manera permanente.

LC