Redacción

Ciudad de México.- Con un montón de papeles en la mano y sentado en un banco de plástico frente a Palacio Nacional, así se quedó el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles luego de que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador se negara atenderlo.

Esperanzado a poder confrontar al mandatario federal en la mañanera, el perredista llevaba pruebas de ayuda del ‘narco‘ a Morena en las pasadas elecciones, mismas que quería presentarle.

Periodistas cuestionaron al presidente si iba a recibir al gobernador, dijo que no, pues había muchas instancias a las que podía acudir a presentar el caso; y lo acusó de querer usar su ‘mañanera‘ como plataforma.

No me corresponde, es un asunto que tiene que ver con las elecciones y para eso está el INE y el Tribunal Electoral y si se trata sobre una acusación sobre un ilícito, hay que acudir a la Fiscalía. Entiendo que viene aquí porque quiere aprovechar que están ustedes y no es poca cosa la mañanera, todo lo que aquí ocurre es información y noticia, pero no es el lugar“, dijo López Obrador.

Por su parte, Silvano Aureoles contestó a través de su cuenta de Twitter que no se trataba de un tema electoral sino un tema de seguridad nacional.

Y lo quiero volver a reiterar, si la información que traigo conmigo cae en las manos incorrectas, pondría en riesgo la vida de las personas“, explicó.

dm