Lourdes Vázquez

Guanajuato.- Es preocupante que la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT), que tiene que velar porque se cumpla la Ley Ambiental, esté debilitada y no logre hacer que las empresas asentadas en el estado acaten la legislación y que además de no pagar las multas que se les imponen, reincidan en estas violaciones, señaló la diputada del PVEM, Vanessa Sánchez Cordero.

A decir de la legisladora, esta falta de eficiencia se debe a que la PAOT no cuenta con los recursos suficientes para hacer su trabajo, pues dotarla de presupuesto no es un tema que esté dentro de las prioridades del Ejecutivo estatal. 

Lo anterior después de que correo dio a conocer, que de acuerdo con el reporte de infracciones de dicha instancia, en el 2019 y 2020 se emitieron un total de 121 sanciones por un monto de total de un millón 777 mil 599 pesos, sin embargo, solo se han pagado 11 infracciones, lo que significa una recaudación de solo

191 mil 417 pesos. Del resto de multas, no hay datos ni evidencia de su cumplimiento. 

Es una procuraduría débil, sin recurso

Al respecto, la diputada verde ecologista manifestó que “esto es terrible, no podemos tener a la Procuraduría tan debilitada que ni siquiera pueda cobrar las multas que impone y de esta manera, las empresas crean que no tienen por qué estar cumpliendo con la legislación en materia ambiental”. 

La legisladora señaló que lo que le hace falta a la PAOT es presupuesto, en virtud de que la ley le da las atribuciones suficientes para poder llevar a cabo los procedimientos administrativos, el problema es que no tiene el personal suficiente ni capacitado, tampoco cuenta con áreas especializadas, “entonces prácticamente están dando multas testimoniales”. 

Algunas de las 121 empresas sancionadas fueron Cemex, Bachoco, General Motors, Walmart y Home Depot.