Luz Zárate

Celaya.- Luego de que los loros se convirtieron en una plaga y que se veían en varias zonas de la ciudad, los vecinos de la colonia 15 de Mayo y La Misión crearon ‘El Santuario del Perico’.

Este lugar está ubicado en la calle Casuarinas, entre las colonias mencionadas, en un terreno que se ha intentado detonar como área verde y que poco a poco comienzan a visitar personas de otras zonas de la ciudad.

“Yo no sabía que existía este santuario, hasta un día que andábamos por este rumbo, íbamos pasando y vimos que decía que es un santuario de pericos, no creímos que eso existiera, pero al acercarnos, vimos que sí hay varios loros”, dijo Luisa Salas.

Hasta hace unos años, sólo era un terreno baldío, pero los vecinos se organizaron para limpiarlo y poco a poco colocaron troncos para sentarse; pusieron letreros que indican que es un santuario y piden respeto para los animales.

También hay letreros donde se solicita a las personas que apoyen con semillas de girasol y maíz quebrado para alimentar a los loros y hay recipientes en los que los vecinos dejan agua.

A principios de año comenzaron a aparecer colonias de loros en la Alameda, en el Parque Xochipilli y en diferentes áreas verdes de las colonias.

El espectáculo es atractivo para la gente debido a que entre los árboles sobresalen los colores verde con rojo y amarillo, sin embargo su presencia afecta a las aves nativas de esta ciudad, a quienes desplazan de su hábitat.

Los loros escogen zonas urbanas para anidar, pues saben que ahí están libres de aves rapaces, sus principales depredadores.

Son riesgo para otras especies

El presidente de la Comisión de Medio Ambiente, el regidor Uriel Agustín Pineda Soto señaló que la creciente población de loros que se han localizado en lagunas zonas del municipio en este momento no se puede considerar plaga, pero sí pone en alerta pues pone en riesgo a otras aves nativas.

Por ello, el edil hizo un llamado a la tenencia responsable de mascotas, pues si se reprodujeron de tal manera es porque se escaparon de algún hogar o alguien deliberadamente los dejó escapar.

La razón principal por la que sus colonias crecieron tan rápido es porque una sola pareja hace dos nidadas al año y pueden tener de cinco a 12 polluelos.

Agustín Pineda Soto dijo que además de pericos se pueden encontrar hasta guacamayas sueltas y desgraciadamente son animales que ha comprado la gente y que dejan en libertad.

Pero añadió que ahora están ocupando el área de otras aves locales a las cuales están desplazando, consumen su alimento e incluso sus nidos, lo que implica un riesgo para otras especies.

Ya lo habían advertido

Fue en mayo que las colonias de loros llegaron a la Alameda y en el Parque Xochipilli que, aunque presentaron un espectáculo atractivo para las personas, pues entre los árboles sobre salen los colores verde con rojo y amarillo, advirtieron que su presencia afectaría a las aves nativas de esta ciudad.

Visitantes de los parques mencionados, así como vecinos de Arboledas, han señalado que cada vez son más los loros que se notaban sobre volando los árboles.

El presidente de la Comisión de Medio Ambiente, regidor Uriel Agustín Pineda Soto, señaló en su momento que no se podía considerar plaga, pero sí es una alerta pues pone en riesgo a otras aves nativas y por ello hizo un llamado a la tenencia responsable de mascotas, pues si se reprodujeron de tal manera es porque se escaparon de algún hogar o alguien deliberadamente los dejó escapar.