María Espino

Guanajuato.- Vecinos de calle Trasladera del Panteón, en Pueblito de Rocha, se quejaron de la venta de pirotecnia que de manera clandestina se realizan en dos de las viviendas de la zona y aseguraron que los que más compran la pirotecnia son menores de edad que prácticamente todos los días salen a la calle a jugar, que más cuetes que generan mucho ruido y eso afecta a varias de las personas que por ahí viven ya que son adultos mayores enfermos y no toleran que haya tanto ruido por las tardes y hasta de noche.

Uno de los quejosos, de manera anónima, explicó que él ha llamado a Protección Civil municipal y a Fiscalización explicado el problema y aunque él ha dado dirección exacta de las viviendas en dónde se vende la pirotecnia hasta la fecha nadie de ambas dependencias ha acudido a atender el reporte.

“Yo he hecho dos denuncias anónimas a Fiscalización y a Protección Civil, el 12 de Octubre las hice y hasta la fecha no ha habido respuesta (…) es muy molesto para nosotros porque somos muchas personas de la tercera edad que estamos enfermas (…) es un problema con estas señoras hace como dos o tres años hable con Candelaria, pero no más me dio el avión, después siguió vendiendo y siguen hasta la fecha vendiendo”.

El denunciante puntualizó que las personas que venden por el rumbo de Trasladera del Panteón son dos de sus vecinas, Flor López Caudillo que vive en la casa marcada con el número 15 y la otra señora de nombre Candelaria Galindo que vive en la finca con el número 20, quienes aseguró venden pirotecnia desde diciembre y desde entonces no han dejado de comerciar este producto vendiéndolo principalmente a menores de edad.

“Son dos casas particulares que van y les tocan y, a los chiquillos les venden los cuetes y lo más triste es que los avientan a las casas, tenemos nuestros tanques de gas, la gente tiene sus mascotitas y es un problema, venden unas bolas grandes de yeso que avientan un homo que se esparce y es muy apestoso que como nos fastidia la garanta y eso es lo que más temor tenemos que nos podemos contaminar”.

Señaló que muchos niños son los que compran la pirotecnia y tiene riesgo de que resulten lastimados al hacer explotar esos objetos, “les digo a los niños que les puede volar un dedo, o caer en un ojo y se quedan ciegos, pero si las mamas no hacen caso menso me van a hacer caso a mí”.

Finalmente el quejoso, luego de explicar lo antes señalado hizo un llamado a las autoridades municipales competentes para que “acudan a esos domicilios para que les pongan un hasta aquí a esas personas que ya no sigan molestando al vecindario, que ya nos dejen vivir en paz el tiempo que Dios nos deje”.

AC