Romita

Karla Silva.- Vecinos de la calle Berriozábal en Romita, que recientemente recibió nuevo pavimento, se quejaron de que las obras, pues aseguran les han entregado “parches” y que durante las lluvias ha presentado encharcamientos.

Los quejosos señalaron que los trabajos comenzaron hace tres meses en las cinco cuadras y que durante ese tiempo quedaron incomunicados, pero en particular al finalizar en el tramo de capilla de San Vicente, notaron varios desperfectos entre los que se encuentran constantes modificaciones al concreto una vez que este quedó fraguado.

La vialidad quedó aproximadamente 15 centímetros bajo el nivel anterior, lo que provocó que con las recientes precipitaciones pluviales afecten al cruzar a pie y los vehículos salpican agua que entra a las viviendas. Las rampas, dijeron, no respetan las recomendaciones emitidas por los expertos.

La calle se ubica en el acceso principal de Silao a Romita a espaldas de la gasolinera, lo que la convierte en una de las más transitadas, por lo que afectados piden a las autoridades locales que se entregue una obra de calidad y se aprovechen al máximo los recursos públicos.

MD