Manuel Arriaga

Huanímaro.- Habitantes de la comunidad de Copales perteneciente al municipio de huanimaro, siguen sin saber de manera certera lo que ocurre debajo de su pies, en los terrenos dónde construyeron su patrimonio. Este miércoles siguieron registrándose los estruendos y los temblores, que ocasionaron la evacuación total de la comunidad durante este martes. Una de las hipótesis apunta a que pudiera tratarse de un reacomodo del suelo.

Este miércoles, personal de la coordinación Estatal de Protección Civil y del Ejército Mexicano, realizaron un recorrido por la comunidad para documentar los daños estructurales que han sufrido varias viviendas y también, los daños que sufrieron el bordo de la presa y algunas calles pavimentadas.

En esta comunidad, durante este martes se reportaron al menos 30 temblores en el suelo, antecedidos de fuertes estruendos, que generaron psicosis entre los habitantes de la comunidad quienes no dudaron en evacuar la localidad, al primer llamado realizado por personal de la unidad municipal de Protección Civil.

Vecinos exigieron a las autoridades municipales y estatales que se realizará un estudio serio que realmente determinara la causa del problema, pues afirmaron que este fenómeno tenía al menos 8 meses presentándose, sin saber hasta este momento y de manera certera, lo que está ocurriendo debajo del suelo.

Una de las primeras hipótesis, apunta a qué podría tratarse de un reacomodo del suelo, a consecuencia de la sobreexplotación de los mantos freáticos y el exceso de humedad que tiene la corteza de la Tierra, a consecuencia de las recientes lluvias.

Sin embargo, está hipótesis no ha sido bien recibida por los habitantes de la localidad, quiénes surgieron a las autoridades verificar las condiciones de explotación de algunos bancos de material, qué se encuentran asentados en la zona donde se han registrado estos movimientos telúricos.

Una noche de pesadilla para los habitantes

Un total de 250 habitantes de la comunidad Copales del municipio de Huanímaro, fueron evacuados este martes ante el temor de que se registre un hundimiento, a consecuencia de una serie de estruendos en el suelo, que se agudizaron la madrugada del martes y que causaron temor entre la población.

En algunas horas, más de una docena de viviendas y algunas calles sufrieron agrietamientos, los habitantes viven con la incertidumbre de no saber qué es lo que ocurre y tampoco saben si podrán volver a sus hogares.

Los estruendos y los movimientos del suelo se agudizaron a las 3 de la madrugada de este martes en la comunidad Copales, obligando a sus habitantes a levantarse y salir a la calle para averiguar lo que ocurría.

Desde las 3 de la madrugada, hasta las 10 de la mañana, sintieron movimientos en el suelo cada 10 minutos.

Lee más aquí: Evacúan comunidad de Huanímaro; tras estruendos, grietas lo atraviesan todo

LC