Karla Silva

Silao.- Pese a ser uno de los espacios públicos más visitados por las familias tanto de la zona urbana como rural, el Parque La Alameda, en el municipio de Silao, está severamente deteriorado.

De acuerdo con datos históricos, el sitio fue inaugurado por Porfirio Díaz en el año 1909 y, según quedó plasmado en las bancas que simulan estar hechas con troncos de madera, ha sido sometido a varias remodelaciones, entre ellas la de 1949 cuando se colocaron estas estructuras de concreto.

Aunque la mayoría de los asientos se conservan, algunos están completamente destruidos a causa del mal cuidado por parte de los visitantes y al quedar a la intemperie.

El paso de los años es visible en el parque, pues además de lozas levantadas que ponen en riesgo a la ciudadanía, se nota el desgaste de la cantera con la que fue elaborado el monumento a Miguel Hidalgo, debido a que constantemente ha sido vandalizado y la piedra ha tenido que ser tallada para su limpieza.

Pese a que constantemente las plantas son podadas por personal de Parques y Jardines, desde hace aproximadamente una década la infraestructura no recibe atención por parte de las autoridades gubernamentales.

El Parque La Alameda se localiza a un costado de la Ex-Estación del Ferrocarril. A pocos metros de distancia hay una escuela primaria, un preescolar y una secundaria, por por lo que suele ser muy visitado por las tardes, mientras que los fines de semana recibe a decenas de familias.

Sitios más nuevos tampoco se salvan

Luego de ser un mega proyecto que pretendía ser un detonante económico y turístico, el Malecón o Parque Bicentenario sigue siendo un “elefante blanco” y una obra donde la mayor parte del terreno no es aprovechado, quedando cada día más desvalijado.

Ya se han llevado parte de los barrotes que protegen el parque, también las láminas que formaban parte de la techumbre de los puentes, varilla, mosaicos, puertas, además de mobiliario y material de construcción. Se han robado todo lo que se han podido llevar para vender el fierro por kilo.

Fue anunciado por Vicente Fox el 4 de febrero del 2005, en ese entonces le llamó la “mega sorpresa” para Celaya y la anunció como un espacio turístico, comercial y recreativo “de gran clase” al estilo de San Antonio, Texas. Costó 350 millones de pesos

La idea era crear una especie de parque con plazas comerciales a ambos márgenes del Río Laja en una longitud de 6 kilómetros de largo en ambos lados.

En la actualidad sólo se usa una cuarta parte de la superficie total del terreno, sólo dos kilómetros de la margen derecha se habilitaron como zona de esparcimiento y le llamaron Parque Bicentenario, el resto está sin uso y es justamente la zona en donde se han robado parte de las estructuras metálicas y el mobiliario.

Lee la nota AQUÍ.

LC