Por robos reincidentes y habituales, 15 sentencias

0
COMPARTIR
Fotografía: archivo

Las cifras corresponden al periodo entre el 25 de mayo del año pasado y el 30 de junio del presente

Lourdes Vázquez 

GUANAJUATO, Gto.- El Poder Judicial (PJ) ha dictado 15 sentencias por el delito de robo en materia de reincidencia y habitualidad, tras la reforma del 25 de mayo del 2016 al Código Penal del Estado de Guanajuato.

Los datos fueron obtenidos a través de una solicitud de Acceso a la Información Pública realizada por Correo, para el periodo del 25 de mayo de 2016 (fecha en que se adicionó el artículo 100-a al Código Penal) al 30 de junio de 2017, aunque no obstante se indica que el primer caso se dictó en León el 24 de octubre del año pasado.

Publicidad

Según el documento, de las 15 sentencias dictadas, cinco corresponden a la figura de habitualidad y el resto a la figura de reincidencia.

Además del total de sentencias, 10 se impusieron en la Región 4 de Oralidad, con sede en León, dos en Celaya y una en cada juzgado de Oralidad Penal de Guanajuato, Salamanca y San Miguel de Allende.

Tras hacer una segunda consulta, el PJ informó que en el mismo periodo, pero del año anterior, no existe registro por estas causas.

El pasado 3 de julio, el titular del Poder Judicial del estado, Miguel Valadez Reyes mencionó que las sanciones por reincidencia para ladrones se aplican en sentencia y para que esto se dé el juez requiere de evidencia para poder demostrar el historial del delincuente.

Las modificaciones

Con la reforma al Código Penal para el Estado de Guanajuato aprobada por el Congreso local en mayo del 2016, se incorporó la reincidencia.

Dicho mandato, en su artículo 100-a, establece que “hay reincidencia cuando quien haya sido condenado ejecutoriamente por tribunal nacional o extranjero por delito doloso de los previstos en el presente Código en un periodo que no exceda de 10 años que sea condenado nuevamente por delito doloso.

Cuando concurra esta circunstancia, el juez o el tribunal impondrá la sanción que corresponda al último delito cometido aumentada hasta en un tercio de su duración”.

Por otra parte “hay habitualidad cuando quien ha sido condenado por dos sentencias ejecutorias haya sido condenado nuevamente por un tercer delito doloso de los previstos en el presente Código, en un periodo que no exceda de 15 años. Cuando ocurra esta circunstancia, el juez o el tribual impondrán la sanción que corresponda al último delito”.