Luis Telles

Valle de Santiago.- El alcalde, Alejandro Alanís Chávez, dio a conocer que concluyó el estudio realizado a la Alameda, “es el emblema, es parte de la identidad de todos los vallenses”, y el diagnóstico científico de los expertos, no es muy afortunado “la Alameda está en una situación muy crítica, los árboles sufren de estrés hídrico, no tienen la posibilidad de beber agua, están muriendo”.

Sin embargo, precisó que, aún se está a tiempo de rescatarla y se tiene que actuar ya.

“Dado el espacio que requieren los árboles, para poder hacerse de nutrientes y de agua, es necesario abrirles más espacio, tanto para captar agua suficiente, como para tener un suelo en condiciones, con los nutrientes suficientes, para poder alimentarse”.

Lee más aquí: Buscan salvar los árboles de La Alameda en Valle de Santiago

Para lograr este diagnóstico, prosiguió Alanís Chávez, se hicieron varias consultas y se rescató un estudio previó del año 2007, además de que tuvieron visitas de especialistas del Cinvestav (Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional) y de un especialista que actualmente da mantenimiento al bosque de Chapultepec y al Campo Militar número 1 de la ciudad de México.

Fotos: Luis Telles

También se realizaron entrevistas con vecinos, para entender su postura, su perspectiva y curiosamente hay un común denominador, tanto en las opiniones de los expertos, como en las opiniones de los ciudadanos, los árboles no tienen la posibilidad de beber agua, sufren estrés hídrico.

“Los árboles son como un ser vivo finalmente. A los humanos, nos entra un virus, un agente patógeno, a los cuatro o cinco días a la semana, estamos mostrando los síntomas, en tanto, los árboles cuando tienen un agente patógeno, empiezan a reflejar los síntomas a los 20, 30 años, que es lo que está pasando ahorita”.

Da inicio primera etapa

El rescate de la Alameda se contempla por etapas, informó el alcalde. La primera inició este día martes con la poda de los árboles, el retiro de las ramas “muertas”, porque ya implican un riesgo, algo que señalaron los vecinos.

Roxana Aguilera Nieto, directora de Servicios Públicos, dio a conocer que el equipo de podas recibió una capacitación por representantes de la empresa que realizarán una “poda profesional” de los laureles de la india, que ya presentan situaciones que comprometen su salud; estrés hídrico y hongos patógenos que los están atacando.

“Se buscará rescatar el porcentaje mayor posible de estos árboles. Comenzamos con la poda de ramas secas, muertas, que sería la prioridad de retirar a la brevedad, por el tema de seguridad de la ciudadanía”.

Segunda etapa: tratamiento vegetal

Para la segunda etapa se considera levantar parte del adoquín, un aproximado de tres metros a la redonda de los árboles, “hemos sido cuidados, para que la gente, las familias que acuden a la Alameda, no deje de tener su espacio para caminar, transitar y esparcirse”.

Agregó que, después se levantará parte del suelo superior que ya no tiene las condiciones de filtración de agua, ni de nutrientes, “se colocará tierra lama con las propiedades requeridas, así como también la siembra de lombrices que ayudan al proceso biológico de descomposición y recuperación de nutrientes del suelo”.

Te puede interesar: Vandalismo y abandono deja en severo deterioro a La Alameda en Silao

Con endogamia planean salvar al menos un 80%

Alejandro Alanís destacó que, para ayudar en la recuperación de los árboles, se va a usar una técnica que se está usando en el Bosque de Chapultepec y en el Campo Militar número 1, que se llama endoterapia, es decir, a los árboles en su tronco, en la parte más gruesa, se les coloca una especie de catéter, a través del cual se introduce el medicamente, para que el árbol pueda regenerarse y tener una salud al 100%.

“Con esa técnica se espera salvar, cuando menos, el 80% del arbolado, es un pronóstico, esperemos que así sea, porque la otra parte, el restante ya está muy dañado y no se asegura que se pueda salvar, sin embargo, también atendiendo las recomendaciones de los expertos, como todo ser vivo, cuando hay seres vivos de la misma especie, es muy fácil que se contagien, entonces lo que sugieren es que tengamos árboles de otras especies, que no menoscabe la belleza y frondosidad de los árboles”, concluyó.

El proyecto que se pospuso por más de 2 siglos

El proyecto de la Alameda fue diseñado en el año de 1607; su construcción fue pospuesta más de 250 años hasta que en 1872 Don Zenón Guerrero, como autoridad municipal, retomo el proyecto que había sido trazado en la época de la fundación de la ciudad, culminando así en diciembre de 1888 la barda perimetral que circunda el parque.

En aquella época se plantaron 43 árboles de la especie fresno de los cuales aún se mantienen en pie hoy en día 2, los cuales tienen una edad de 130 años y una altura que superan los 35 metros de altura, dando así un aspecto imponente a esta área verde que impresiona. También se tienen laureles de la india de más de 50 años y 30 metros de altura que son los que ocupan la mayor parte de la alameda.

LC