Redacción

Tamaulipas.- Los funcionarios religiosos y la pandemia siguen sin llevarse bien, muestra de esto están las declaraciones del Obispo de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez.

Durante una misa declaró que el uso de cubrebocas representaba “no confiar en Dios”.

En el sermón, el párroco habló acerca de la emergencia sanitaria y la importancia que ha tenido la religión para soportar el encierro.

Te podría interesar: ¡Ternurita! Niño le lleva flores a la niña que le gusta en San Valentín

“Vamos a pedirle a Dios que esto ya pase, deseo fuertemente pronto poder verlos a ustedes sin esa cosa que traen en su cara, lo deseo fuertemente. Yo sé que eso es necesario, lo sé, pero perdónenme lo que voy a decir. Si dice el dicho, ‘Ayúdate que yo te ayudaré’ y me queda muy claro, pero para mí, a nivel personal, el famoso cubrebocas es no confiar en Dios”, declaró González Sánchez.

Posteriormente, el obispo dijo que él no usa cubrebocas porque tiene toda su confianza puesta en Dios, pero también está consciente de que puede enfermarse.

“Ando así porque confío mucho en Dios. No es presunción es gracia del altísimo”, dijo. Por otro lado, el párroco señaló que no es arbitrario y no le dirá a la población que se niegue a usarlo.

Al final de la ceremonia, el Obispo puso sobre la mesa un argumento que generó polémica en la esfera pública pues dijo que “ha faltado fe en Dios para pedirle que detenga la pandemia”.

“No nada más en misa, también en la oración personal, en la oración de familia hay que pedirle a Dios, Jesús dice en una parte del Evangelio dice ‘pidan y se les dará’, tal vez mis hermanos nos está haciendo falta pedir con fe. Les pregunto ¿Le estamos pidiendo a Dios con fe que esta pandemia pase? ¿Nos hemos arrodillado? No en la cama, ni sentado en un sofá, no, de rodillas en tu casa y en cuanto puedas aquí en Jesús Sacramentado”, concluyó.

Con información de Infobae

Lee también:

SZ