Nayeli García

Irapuato.- La jardinera exterior del Hospital General de Irapuato fue destruida para convertirse en una ‘sala de espera’ improvisada para los familiares de los pacientes, ante las restricciones que existen para el ingreso al nosocomio. 

Aunque desde hace cuatro años fue construida una sala de espera para la dignificación de la estancia de los familiares de los pacientes, quiénes solían dormir en el suelo al exterior del área de emergencia del hospital en espera de las noticias de sus enfermos, la sala es poco utilizada.

El Hospital General decidió enrejar en el 2019 la calle Reverte Mexicano y solo permitir el ingreso de ambulancias, derivado del incremento de pacientes víctimas de heridas de bala e incluso la seguridad fue reforzada luego de que en abril pasado un hombre se quitó la vida con arma de fuego, dentro del hospital. 

Toda la seguridad implementada, sumada a la pandemia del Covid obligó a la ciudadanía a tener que esperar en la calle, acostados nuevamente sobre la banqueta y algunos otros en la antigua jardinera del hospital a sus pacientes. 

Hoy en día en la jardinera solo quedan de pie un par de árboles en donde los familiares se resguardan de los rayos del sol, donde el pasto y las plantas desaparecieron, pues ahora la gente se acuesta sobre la tierra para esperar noticias de sus familias. 

EZM