Karla Silva

Silao.- Para concretar el proyecto de construcción de puentes peatonales con rodado para motocicleta en la zona de Silao, es necesaria la participación de Ferromex; desde hace décadas el paso del tren obstaculiza las actividades diarias de los vecinos de al menos 17 colonias.

En 2016 la Red de Líderes y Comités de Colonos de la Zona Sur de Silao recaudó 10 mil firmas con la campaña ‘Por un Silao sin Muros’, que fueron puestas en manos del entonces gobernador Miguel Márquez Márquez y de Juan Antonio Morales Maciel, como alcalde, en busca de mejorar la movilidad.

El problema comenzó hace casi tres décadas con la llegada de la armadora automotriz General Motors, recordó José Jairo Hernández Ramos, presidente de la colonia Los Espárragos, dado que los rieles que cruzan por la Carretera Federal 45 pasan por Ramal de Guanajuato y llegan hasta la comunidad Los Rodríguez, donde se detiene para la descarga de mercancías: “Es una problemática añeja. Ya estamos cansados de que se acerquen únicamente en tiempos electorales, viendo que es una cantera de votos y se aprovechen de ello y no le den seguimiento”.

En abril de 2018 Morales Maciel firmó una carta de aceptación para la realización de las obras y, de acuerdo con Jairo Hernández, “estamos esperando los permisos de Ferromex, que son los que se han negado “.

Luis Castillo Corralejo mencionó que días atrás se tocó el tema con el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, pues “para poder detonar la economía de la zona sur, entre las 14 colonias más pobres que tienes Silao, es necesario que haya una muy buena movilidad, que se hagan los puentes para evitar la pérdida de tiempo de las personas que van a trabajar a las empresas del eje industrial (…) urgimos al gobierno a que dé seguimiento al proyecto”. También es participe el presidente municipal José Antonio Trejo Valdepeña.

El tren pasa cuatro veces al día y hace alto hasta por media hora: a las 5:00 y 8:00 de la mañana, a las 2:00 de la tarde y 11:00 de la noche. Para Carlos César Sarabia, perder el transporte hacia su trabajo implica una importante afectación a su economía familiar: “Cuando se atraviesa el tren no podemos pasar (…) a veces llegamos tarde y tenemos problemas en checar la entrada al trabajo. Nos vamos en taxi y nos cobra hasta 150 pesos. Son gastos que no tenemos contemplados”.

Otro de los afectados es Germán Torres, quien desde hace ocho años espera su transporte hacia la empresa donde labora: “Me vengo antes (…) se dilata y del otro lado se para el transporte y nos deja. Todos lo días es lo mismo”. Además, la inseguridad es otro de los problemas que sufren.

Además, la inseguridad es otro de los problemas que sufren.

EZM

También puedes ver: