Fernando Velázquez

León.- La coordinadora en Guanajuato del movimiento “Abre mi escuela”, Rocío Rozada Martín, confió en que las condiciones sanitarias permitan el regreso a clases presenciales, aunque sea en un formato híbrido, pues subrayó la urgencia de comenzar a solventar las pérdidas que las niñas y niños han sufrido durante la pandemia.

En entrevista, explicó que la prueba piloto diseñada por la SEG, en conjunto con la Secretaría de Salud, permitirá encontrar la mejor forma de retornar a las aulas, minimizando el riesgo de contagio, aunque resaltó que es imposible que haya cero riesgos.

Además, indicó que el regreso deberá ser gradual, comenzando por aquellos colegios que por su infraestructura y ubicación sean más seguros, y a partir de ahí, replicar las buenas prácticas en las demás escuelas, ajustándolas al contexto de cada una de ellas.

Fotos: Cristina Muñoz

“Ojalá podamos hacerlo lo más pronto responsable, lo más responsable, pero viendo sobre todo el bienestar de los niños de este país. Es una realidad, y está confirmado por UNICEF, que hubiera sido mejor que los niños fueran dos horas a la semana a la escuela, y tuvieran un contacto de manera presencial con su maestro, a lo que hemos tenido hasta ahorita; las pérdidas que vamos a tener son muy grandes”, dijo.

La coordinadora estatal de “Abre mi escuela” sostuvo también que hay condiciones favorables para pensar en que el retorno pueda darse a partir del próximo ciclo escolar, pues los maestros estarían vacunados y ya se tendría el aprendizaje obtenido por la prueba piloto.

También lee: Guanajuato es tercer lugar nacional en niños que no van a la escuela

Además, sostuvo que, de acuerdo con datos del INEGI, la pandemia se llevó consigo a cerca de 19 mil estudiantes que dejaron el sistema escolar, y de paso, recordó la importancia de la presencialidad en las clases.

“El alumno no tenía ni oportunidad de tener una retroalimentación, enviaban y quizás le respondían, pero no es lo mismo preguntarle al maestro, y en el salón hasta entre los mismos compañeros ellos se ayudan y se explican; ese es el gran valor que tiene la presencialidad, yo creo que es lo que más hemos ganado: valorar esa presencia del maestro, ese espacio de escuela en donde aprendemos a convivir”.

Escuelas privadas son las más interesadas en participar

La mayoría de las escuelas que han solicitado participar de manera voluntaria en la prueba piloto de regreso a las aulas promovida por la Secretaría de Educación de Guanajuato en la región centro-oeste del estado, son colegios privados.

Nicolás Gutiérrez, delegado de esta región de la SEG, informó que dentro de los protocolos que se seguirán en esta prueba, será que haya clases presenciales, máximo tres horas diarias, en las áreas que necesiten reforzarse, para lo que se cuidarán de manera estricta la salubridad en las aulas, además de que la decisión de regresar se debe de tomar entre docentes, alumnos, administrativos y padres de familia la cual debe de estar sustentada por escrito.

De la misma manera sostuvo que cada escuela tendrá que valorar cuantos docentes participarán y si quienes están de acuerdo serían suficientes.

“En la parte de la infraestructura, una parte muy importante, es el agua potable, que tengan agua, luz y alcantarillado, para que de alguna manera se pueda tener la organización de los padres de familia para organizar comités de salud para las labores de limpieza previos y los filtros de salud”.

Nicolás Gutiérrez, dijo que hasta el momento se han inscrito 19 escuelas en los municipios de la región que abarca, Guanajuato, Silao, Romita, San Francisco del Rincón, Purísima del Rincón y Manuel Doblado, interesados en participar en el pilotaje.

“Nosotros en la delegación regional, traíamos el interés de diecinueve escuelas en los seis municipios, de las cuales la mayoría, 11 son privadas y ocho públicas”.

LC