Redacción

Silao.- “Es justo, indispensable y urgente que nos digan cómo y qué pasó”, señaló el vicepresidente del Consejo Consultivo Estatal y exdelegado de Morena, Carlos Caballero Liceaga, respecto al robo ocurrido este lunes a las arcas municipales de Silao, así como que se revele el monto sustraído.

Este martes se registró un atraco en Presidencia Municipal que, a plena luz del día, cometieron sujetos que se habrían hecho pasar por personal de una empresa de traslado de valores.

Tanto la desinformación por parte de las autoridades municipales como el acto mismo, opinó, “deja mucho que desear y mucho que pensar”, pues señaló: “la obligación de un gobierno es transparentar absolutamente todo lo que sucede y da motivo a sospechas de que algo oscuro hay ahí. Porque, qué extraño que entreguen el dinero a personas que llegan uniformadas sin conocerlas, (…) sin ningún comprobante, sin corroborar que realmente son los que deben de recoger el dinero”.

¿Cuál fue el monto?

Por otro lado, consideró que el alcalde José Antonio Trejo Valdepeña está obligado a dar una razón clara y “decirle a la población lo que sucedió con toda claridad y con toda certeza”, pues, mencionó, el hecho de que se revele la cantidad de dinero implicada no afectaría las investigaciones por parte de la Fiscalía General del Estado.

“Nada que ver que se entere la población de cuál fue el monto, lo que importa es quién lo realizó (el robo) y quiénes están participando en este atraco”, comentó.

Es de suponerse, añadió, “que la Presidencia Municipal debería ser uno de los sitios más seguros en Silao, pero ahora estamos viendo que no lo es, y que ahí mismo suceden cosas que pueden ser demasiado sospechosas. No es posible que con la Policía ahí, en un recinto público, roben lo que se les antoja”.

Por lo anterior, Caballero hizo un llamado a las autoridades estatales para que se realicen las investigaciones correspondientes, pues “es dinero de todos, es dinero público. Ahora resulta que no podemos saber quién se robó nuestro dinero, eso es terrible y verdaderamente vergonzoso”.

ndr