María Espino

Guanajuato.- Integrantes de la unión estatal de Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB) dejaron plantadas a las autoridades municipales de Guanajuato que este jueves los esperaban para reunirse con el objetivo de dialogar entorno a la posible regularización y opciones que tienen para reabrir los anexos cerrados en el Cerro del Cuarto y en Santa Teresa por carecer de permisos de uso de suelo.

La reunión se pactó luego de la molestia y manifestación que realizaron los miembros del CRUB en las instalaciones de la dirección general de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial (DMAOT) para exigir les dejaran trabajar.

El titular de DMAOT, Juan Carlos Delgado Zárate, informó lo anterior y precisó que a la reunión prevista para las 10:00 horas de este jueves en las oficinas de la dependencia a su cargo los interesados del CRUB no se presentaron.

Aunque sí acudieron el secretario de Seguridad Ciudadana, Samuel Ugalde Gracia; el comisario de Policía Preventiva, Alejandro Camacho; la directora de Salud, Minette Leticia Rodríguez; el director de Protección Civil municipal, José Félix Perecer; y una representante de la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Señaló que no obstante de su ausencia en esta ocasión, “las autoridades municipales mantienen amplia disipación para entablar dialogo con el objetivo de que los anexos ubicados en la capital se regularicen”.

Zárate también resaltó que bajo ninguna circunstancia los centros de rehabilitación que fueron cerrados en las zonas antes referidas podrán reabrir ya que se ubican en zona prohibida y para que puedan operar deberán ser reubicados y contar con todos los permisos que se requieren.

Finalmente, aunque dijo no saber con precisión cuántos anexos operan en la ciudad de Guanajuato, apuntó que ‘Drogadictos Anónimos A.C.’, ubicado en Puentecillas, es el único que opera bajo Ley.

ndr