Cuca Domínguez

Salamanca.- A 46 años de la única clínica del IMSS que tiene Salamanca y ante el anuncio de la construcción de una Unidad de Medicina Familiar de 6 consultorios, el alcalde César Prieto Gallardo y el secretario general de la FROC-CTM Salamanca-Valle de Santiago, Víctor Solís Almanza coincidieron en que es bueno, pero no es suficiente, por lo que se seguirá gestionando una clínica y un Hospital Regional.

El alcalde dijo que ha estado en la clínica del IMSS, “es un hospital rezago que de plano son 20 camas, que da atención a varios municipios, es una vergüenza, es una tristeza ver cómo se abandonó a esta ciudad en este tema; me ha tocado estar en el seguro, vi gente en los pasillos, en una sola habitación hay 4 personas; los trabajadores hacen una labor titánica, pero es inhumana la atención que se le brinda a la gente, no porque sea malo su servicio, sino porque no son las condiciones que requiere la gente para poder ser atendida”.

Por ello, dijo se seguirán gestionado más apoyos  para éste zona que lamentablemente es de las más marginadas, igual que Barlovento, Villa Salamanca 400, El Pitayo que tienen muchas necesidades, pero esta Unidad de Medicina Familiar viene a beneficiar a mucha gente, son 6 consultorios.

También lee: Beatriz Hernández deja pendiente gestión para un nuevo hospital IMSS en Salamanca

Hay pendiente otra clínica, para la que se requiere hacer las gestiones necesarias, conseguir los terrenos. Además falta un hospital regional, sin embargo, la especulación ha incrementado los costos de los terrenos, “nos están considerando para un hospital de 144 camas, pero nosotros queremos uno de 260 y con más especialidades porque Salamanca lo merece, es una ciudad en crecimiento, en desarrollo económico importante y que vamos a aprovechar esa parte para seguir trayendo inversión a Salamanca y que vengan más empleos para los salmantinos“.

César Prieto señaló que la UMF no es suficiente, “solo es concretar algo que ya se había iniciado, que por fin se tenga el recurso para poder construir, que es importante, pero no estamos satisfechos, tenemos que seguir trabajando”, declaró.

El presidente municipal lamentó que las pasadas administraciones no hayan cuidado el patrimonio municipal, y que incluso haya predios que están en litigio como el de Dinámica del Hábitat que si se tuviera libre, se podría proponer para este proyecto, pero prometió que se seguirán buscando los terrenos idóneos donde se pueda concretar la compra, “porque luego le suben el precio y se cae la compra”.

CTM también insiste en más proyectos

Por su parte Víctor Solís Almanza, Secretario General de la CTM, coincidió que es buena noticia la Unidad de Medicina Familiar, “pero lo que hace falta es un hospital regional y eso lo platicamos con el alcalde, César Prieto Gallardo y la intención es gestionar dos proyectos más, una clínica y un hospital de alta especialidad y en eso seguiremos”,  precisó.

 Recordó que la clínica del IMSS actual ha sido rebasada y los más afectados son los derechohabientes y sus familias que reciben un servicio deficiente debido a que la única clínica que se tiene desde hace más de 40 años ya es insuficiente, aunque el  personal hace su mayor esfuerzo, por lo que seguirán gestionando que aterricen los recursos.

Lee más aquí: Obreros seguirán luchando por nueva clínica del IMSS para Salamanca

 El dato…

 De acuerdo a información de la CTM, esta clínica del IMSS atiende al 42 por ciento de la población salmantina, que es la derechohabiencia de 146 mil 557, además de apoyos a los afiliados de Moroleón, Juventino Rosas, Valle de Santiago, Jaral del Progreso y Yuriria que solo tienen Unidades de Médicina  Familiar.

Sin cambios cada vez más saturada

La actual clínica opera desde 1973, está vetusta y ya no cumple con los requisitos para atender a la derechohabiencia no solo de Salamanca, si no de municipios vecinos. Las actuales instalaciones de no han sufrido ninguna modificación o ampliación y es en estas que se tiene que atender a 146 mil 557 derechohabientes, además de brindar atención a las personas registradas ante el IMSS de los municipios de Moroleón, Juventino Rosas, Valle de Santiago, Jaral del Progreso y Yuriria.

Los pacientes y sus familiares han sufrido la falta de instalaciones adecuadas, pues entre otras cosas durante la pandemia han tenido que esperar horas y días a la intemperie.

Durante los picos más altos de la pandemia el año pasado se suspendieron algunos servicios en la clínica del IMSS como las consultas con especialista, mientras que medicina general se mantuvo con baja afluencia, no así el área de urgencias en dónde eran atendidos en su mayoría pacientes covid.

A medida que las medidas se relajaron, los servicios volvieron a funcionar pero esto conllevó que no existiera un sitio en el que resguardarse mientras entraban a consulta o esperaban noticias de sus enfermos.

LC