Recientemente se publicó en la Revista Nature un seguimiento realizado por la Universidad de Viena a las medidas tomadas para contener el coronavirus en 79 países. El estudio concluye que el cierre de colegios fue la segunda medida más efectiva para proteger la vida en 2020; la primera, cancelar reuniones sociales. En los Estados Unidos, a la medida se le atribuye un impacto favorable hasta de 60% en la disminución de la tasa de contagios. A la misma conclusión llega el estudio de rastreo de contactos de Corea del Sur que divisó adolescentes de 10 a 19 años con más probabilidades de propagar el virus. (Por Julián de Zubiría Samper)

La idea fundamental de la política en el territorio mexicano consiste en mostrar que se está dando el retorno a la nueva normalidad voluntaria de los mexicanos; para qué esperar más, si poco a poco en pleno uso del pragmatismo vulgar desde el martes veremos a los alumnos con mochilas repletas tomando las calles, en torno a los cuales girarán las estrellas de papel, empezando con el volvimos a la escuela y un sinfín de medidas para romper con la cadena de contagios de la enfermedad que conmovió a la población, aunque a los políticos ni siquiera les restó el delirante deseo de poder

La tarea encomendada al nuevo titular de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), Jorge Enrique Hernández Meza, no sólo es aplicar un plan piloto de retorno a clases presenciales sino la “normalización” del sistema educativo estatal, a partir de conocer los efectos que la pandemia provocó por la Covid-19 en los alumnos, profesores y padres de familia durante 14 meses para lograr la actualización urgente y la atención de rezagos y resabios, así como el impulso a la investigación tecnológica con base en la enseñanza que desarrolle la mentefactura.

Sin embargo, para el plan estatal en la materia, el piloteo que inicia el martes 11 de la próxima semana será alcanzar un objetivo intermedio debido a su aplicación metodológica entre las clases a distancia y las presenciales; que ofrecerá la posibilidad de descubrir el estado en que se encuentra el alumnado de educación básica, media hasta superior, su disposición al “cambio” y evaluación integral de los conocimientos.

Será entonces una toma de contacto con la nueva realidad producida por las condiciones de salud que “impactaron” su comportamiento con información inesperada, y el papel obsesionante de la “infodemia” que fue instalándose en el sistema de comunicación en general, educativo y las relaciones psicosociales que cambió radicalmente a la sociedad, principalmente a los jóvenes, los adolescentes y los menores de edad.

Los alumnos crecieron y evolucionaron durante una crisis que provocó más de 250 mil muertos en el país y su referente en el territorio estatal de 11 mil defunciones, además de las oleadas de asesinatos durante un par de años, acompañadas de violencia familiar y ataques sexuales.

El piloteo podría recrear un esquema exploratorio de investigación con sistematización, trascendiendo su aplicación de “emergencia” como de las vacunas a fin de inscribirse en el área del trabajo del conocimiento. ¿Cómo? Utilizando los recursos disponibles a su disposición, secretario Hernández, pues el retorno, aunque limitado, tendrá consecuencias.

Quizá el riesgo en lo manifiesto -lo no dicho- no sea del orden de la salud sino de lo político, las elecciones. Se insistió y apresuró en el retorno a clases presenciales en el marco del proceso que concluye el 6 de junio próximo. A la clase política nacional, poco le importaron los riesgos, forzaron la aplicación de las vacunas contra la covid-19 aunque no han inoculado a los padres de familia ni a los alumnos (quienes no son inmunes), y están utilizando a las escuelas particulares que tienen la “necesidad” de su reactivación.

La idea fundamental de la política en el territorio mexicano consiste en mostrar que se está dando el retorno a la nueva normalidad voluntaria de los mexicanos; para qué esperar más, si poco a poco en pleno uso del pragmatismo vulgar desde el martes veremos a los alumnos con mochilas repletas tomando las calles, en torno a los cuales girarán las estrellas de papel, empezando con el volvimos a la escuela y un sinfín de medidas para romper con la cadena de contagios de la enfermedad que conmovió a la población, aunque a los políticos ni siquiera les restó el delirante deseo de poder.

El regreso conlleva las diligencias por la restauración en general de las clases para el mes de agosto-septiembre, porque desde la Secretaría de Educación Pública (SEP), la titular Delfina Gómez tiene la intención de realizar una serie de adecuaciones metodológicas que arranque con la actualización de los alumnos desde la básica-primaria y secundaria- hasta las universidades.

La vuelta a presenciales o face to face como lo han colectivizado los adolescentes, no debiera de servir exclusivamente para medir nuestro estado de salud o la manera de cuidarnos durante la pandemia en un nuevo espacio particular sino para arraigar los protocolos entre pares y mucho más “producir” desde el sistema educativo las condiciones para que el estado de Guanajuato abandone la “media tabla” (medianía) por los niveles en el concierto nacional; superarla para poderla trascender.

Datos mediatos y mediáticos

El retorno a la escuela será un paso trascendental si se tiene una idea precisa de que el cierre de escuelas durante la pandemia 2020-2021, resultó una de las medidas efectivas para salvar vidas, por eso no se puede soslayar que la aplicación del método a distancia (virtual) ganó estatus y los medios electrónicos la calidad de materiales de apoyo del proceso educativo, lo cual no se debe abandonar porque la necesidad provocó una gran demanda de contratación del internet y más velocidad de uso.

En el cierre de actividades de la semana, Jorge Enrique Hernández, anunció que podrán arrancar el martes 11 de mayo, 118 escuelas con clases presenciales, partes del programa piloto organizado por la SEG; aclaró que la mayoría de ellas pertenecen al sector privado, el 65.4 por ciento, el resto del público; o sea, más de 65 de los centros educativos a prueba van a la aventura.

La primera prueba, El Comité Técnico de Pilotaje, realizó la evaluación integral que incluyó visitas a planteles, y decidió que las 118 escuelas, están en condiciones de probar el regreso a las aulas. Del total 85 son de básicas, 15 media y 18 superior; están distribuidas en 43 de los 46 municipios. A las 118 escuelas se sumaron las ENES de la UNAM, el Tec de Monterrey Campus León y la Ibero León, instituciones que ya había hecho su piloteo. La cereza del pastel, el secretario Hernández filtró que las demás escuelas pueden incorporarse luego al plan piloto.

Así, desde la próxima semana y antes del Día del Maestro, el principio del fin de la “Estrategia Nacional de Educación a Distancia” o también “Aprende en tu casa”, inicia con un episodio de “tentaleo” para ajustar medidas higiénicas y ajustes de metodología porque es la preparación en el territorio guanajuatense, para aplicarse cuando sea acordado el calendario escolar 2021-2022. Antes de la aventura, el titular de Salud estatal, Daniel Díaz pidió a los papás confiar en los protocolos que van aplicarse en las escuelas para el “retorno seguro” a clases presenciales.