Redacción

Convertirte en un tutor particular puede ser una idea excelente para sumar unas monedas a tu cuenta bancaria, además, te dará la posibilidad de conocer gente nueva, mientras las ayudas a superar bloqueos o a aprender habilidades que puedan potenciar su futuro y fomentar su crecimiento personal.

O tal vez solo estés aquí para saber que tiene que tener tu próximo tutor particular para que realmente valga la pena. En ese caso, este artículo te servirá para estar atento a las ofertas y que puedas identificar docentes que realmente te ayuden a mejorar y a descubrir a fondo la habilidad que estás ansiando aprender. Luego de leerlo, Busca Tu Profesor ideal y sigue creciendo.

Como sea, a continuación, te dejaremos los puntos principales que tiene que tener un profesional particular para que su labor valga le pena para quien lo contrate. Te servirá si estás interesado en serlo, para mejorar tus puntos flacos. También te ayudará, como hemos dicho, si estás buscando uno, para saber identificarlo.

Un contexto favorecedor

Estos dos años, en donde la pandemia causada por el COVID-19 azotó cada rincón del planeta, el mundo digital tomó dimensiones increíbles. Toda nuestra vida pasa hoy por la pantalla de nuestras laptops o nuestros teléfonos móviles. Y para ti, que quieres conseguir más alumnos convirtiéndote en un excelente profesor particular, no pudo haberte venido mejor, podemos asegurártelo.

Tal vez al principio, acostumbrarse a la vida virtual pudo haber sido muy difícil. Pero, la posibilidad de que una persona de cualquier rincón del país pueda tomar clases con otra ubicada en la otra punta, es una ventaja inmensa para este rubro y para todos los que, de otra forma, no podrían acceder a una educación particular de calidad.

Como tutor, esta realidad te dio la posibilidad de ampliar la cartera de clientes y alumnos. Por otro lado, como alumnos te habilitó a elegir a los mejores docentes del país sin importar en dónde te encontraras. ¿Todavía dudas de los beneficios que esta realidad trajo consigo?

Habilidades necesarias para que un tutor sea excelente

Aquí no vamos a hablar de los modelos de enseñanza/aprendizaje, ya que hay muchos y cada tutor puede encontrar beneficios en su propia forma de transmitir sus conocimientos. Lo que, si es importante, es poder medir los resultados y el avance de los alumnos, para poder saber si el camino recorrido funcionó, o si hay que modificar algo.

Para potenciar el desarrollo de las capacidades del alumno, estos puntos no pueden faltar en el rol del tutor online:

1.          Olvidar las estrategias del aprendizaje presencial

Todo o aprendido sobre cómo dar una clase en un aula, debe ser dejado de lado. La virtualidad elimina las barreras espacio/tiempo, dando la posibilidad a nuevas herramientas y formas de transmitir. Investigar y descubrir cuales son las más rendidoras será una obligación.

2.          Saber como motivar

La virtualidad puede ser un tanto desmotivadora para los alumnos. Además, están expuestos a muchas más distracciones que las de un aula, ya que su contexto de estudio estará compartiendo espacio con toda su cotidianeidad. Por eso, generar interés e impulsar a que el alumno estudie y practique, es un arte indispensable.

3.          Nunca olvidar el feedback

Quedarse en el pedestal del docente conocedor de la única verdad es un error que se pagará muy caro. Interactuar y enseñar en un continuo feedback es una manera de enriquecer el dialogo con los alumnos y poder crear clases más llevaderas e interesantes. Las herramientas que pueden ser útiles para potenciar, mejorar las clases y motivar a los alumnos son:

  • Competencias
  • Actividades
  • Ejemplos

4.          Desarrollar la capacidad de escucha

Estar pendiente de lo que pasa alrededor del contexto del alumno puede ser una gran ventaja. Humanizar la relación, más aún con una pantalla de por medio, facilitará mucho el desarrollo y el interés de quien esté descubriendo los conocimientos que intentan ser transmitidos. Hablar con el alumno, consultarle por su estado de ánimo e interesarse por su situación y por como está llevando el aprendizaje, será importante.

5.          Mantenerse actualizado

Investigar las plataformas y analizar su usabilidad no es una opción, sino una obligación. El mundo virtual está moviéndose continuamente, asique un tutor no puede quedarse atrás. El aula virtual es el espacio donde se desarrollará la clase, si es lento, se cae o cuenta con más dificultades que facilidades, sólo logrará que el estudiante se aburra y desanime.

Una buena opción es ser parte de foros y charlar con colegas para poder intercambiar las novedades que cada uno va descubriendo sobre la tecnología e-learning. Además, estos espacios brindan asistencia y acompañamiento ante posibles situaciones que puedan surgir en la clase.

Ahora ya lo sabes, sea cual sea tu rol en esta relación alumno/tutor, ya tienes la información necesaria para poder dar o recibir una clase particular virtual. ¡Manos a la obra!