‘Un rey lagarto’ por siempre

El cantante cumpliría 75 años de vida, aunque su legado aún no muere, sus fans lo recuerdan como un roquero  rebelde

Agencias 

Florida, EE. UU.- El vocalista Jim Morrison de The Doors es considerado uno de los íconos más importantes de la historia del rock. La revista Rolling Stone lo ubicó en el puesto 47 de su lista de los 100 mejores cantantes de todos los tiempos.

¿Sabías que…?

Su actitud provocadora sobre el escenario hizo que sus conciertos fueran prohibidos en varias ciudades de los Estados Unidos.

Morrison se destacaba, además de por su voz, por sus grandes composiciones y letras. El cantante-poeta, influenciado por autores como Kerouac y Rimbaud, frecuentemente improvisaba pasajes de poesía durante los conciertos en vivo.

En el año de 1965 formó la legendaria banda The Doors, junto con Ray Manzarek como tecladista, Robby Krieger como guitarrista y John Densmore en la batería.

El nombre del grupo salió del título del ensayo ‘Las puertas de la percepción’, de Aldous Huxley. 1967, The Doors publicó su primer trabajo homónimo. ‘Light My Fire’, escrito por Robbie Krieger, se mantuvo varias semanas en el top de la revista Billboard.

El fin de la estrella

En 1969 cansado de sus constantes problemas con las autoridades decidió refugiarse en París.

Cuatro años después, en la mañana del 3 de julio de 1971 el cantante fue encontrado muerto, a los 27 años, en la bañera de su piso del barrio de Le Marais en París. Los investigadores indicaron que el artista murió por un paro cardiaco, a raíz del consumo abusivo de drogas.

Por ser una figura pública y un gran artista, sus seguidores han creado numerosas teorías de conspiración.

La banda, disuelta en 1973, fue responsable de inolvidables canciones como ‘People are strange’, ‘Love me two times’, ‘The end’ y ‘Light my fire’, entre muchas otras.

Sin embargo, luego de la muerte de su cantante, The Doors no volvió a gozar del mismo éxito.

Su apoyo al cine

Morrison estudió cinematografía en la Universidad de los Ángeles (UCLA). Algunos de sus poemas tratan sobre sus percepciones del cine. Se cree que el músico inició varios proyectos audiovisuales junto a otros amigos poetas, pero éstos nunca llegaron a realizarse. Entre los que está una versión cinematográfica de la obra La Barba. El ‘Rey Lagarto’, como era conocido, financió una película, la única que grabó, HWY: An American Pastoral.

Primer contrato

Luego de formar la banda y muchos conciertos en algunos bares de Los Ángeles, consiguieron el primer contrato para tocar en Whisky a Go Go, un bar conocido. Todas las noches tocaban sus canciones más populares, entre ellas The End. Esta era una larga improvisación que dependía del humor del cantante. Una noche Morrison interpretó el tema, agregando una breve y original versión de la tragedia Edipo rey de Sófocles. Aunque la audiencia enloqueció, para el dueño del bar fue demasiado y los echó.