Redacción

Internacional.- Un hombre vendió a su hijo recién nacido en China tras perder su trabajo durante la pandemia. La familia recibió 163.000 yuanes (más de 24.000 dólares) a cambio del niño.

El padre del niño se encontraba en medio de una presión financiera “inmensa” debido al desempleo y persuadió a su esposa para vender al bebé, de tan solo 40 días, con el fin de continuar pagando la hipoteca de la casa y las cuotas del automóvil.

La mujer que compró al niño, identificada con el apellido Xu, habría llamado la atención de las autoridades cuando viajaba en un tren junto al bebé el 30 de octubre, desde la provincia de Sichuan hacia su domicilio en la provincia de Anhui.

Inicialmente, Xu aseguró que había adoptado al bebé, poco después admitió que había pagado dinero a cambio del niño, lo que desencadenó las investigaciones.

Los progenitores del menor y la mujer que lo compró han sido arrestados bajo sospecha de trata de personas.

Se conoció que la compradora entregó un collar y un brazalete de oro además del dinero, como parte del acuerdo con la familia.

La ley del país asiático establece que cualquier persona que sea declarada culpable de tráfico y venta de niños puede ser encarcelada de cinco a diez años. No obstante, también pueden alcanzar la cadena perpetua e incluso la pena de muerte.

*Con información de RT Noticias

AC