Un difícil 2022

 “Para el caso de Guanajuato, tan dependiente de la industria automotriz, es importante a considerar que los semiconductores seguirán escasos y será hasta la segunda parte del 2022, si el diablo no mete la cola, que podría a tomar regularidad su abasto, a decir del presidente de la Red Nacional de Clústeres de la Industria Automotriz, Manuel Montoya Ortega. En este tenor, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz sostuvo que será hasta 2024 cuando se logre recuperar la industria a niveles prepandemia”

EEn diversos sectores del ámbito económico y político han comenzado a tomarse con reserva todo tipo de pronósticos sobre el comportamiento que tendrá la economía global y, de manera particular, la mexicana.

Las expectativas de una pronta recuperación de los mercados a partir de la vacunación en 2021 se desploman a medida de que no se han cumplido los programas de inmunización y millones de personas siguen sin protección ante el covid-19, circunstancia que favorece, de paso, la emergencia y desarrollo de variables del coronavirus como ómicron, que nuevamente tiene en jaque a Europa y Estados Unidos, esperándose en un par de semanas que en México la situación comience a complicarse con el crecimiento de contagiados y enfermos, lo que afecta la movilidad de personas y bienes de consumo.

Como ejemplo sirva la cancelación del Foro Mundial de Economía en Davos, Suiza, programado para el próximo mes. Ómicron es responsable de que se difiera para verano, sin mayores detalles. Así que los expertos en economía internacional no podrán reunirse e intercambiar posturas sobre lo que hay y lo que vendrá.

Además, siguen sin resolverse los problemas de desabasto de componentes para la producción industrial en el mundo y aumenta la demanda energética ante la llegada del invierno, sin que se haya destrabado la crisis en el transporte marítimo, ahogado en los problemas de atascamiento en varios puertos.

Para el caso de Guanajuato, tan dependiente de la industria automotriz, es importante a considerar que los semiconductores seguirán escasos y será hasta la segunda parte del 2022, si el diablo no mete la cola, que podría a tomar regularidad su abasto, a decir del presidente de la Red Nacional de Clústeres de la Industria Automotriz, Manuel Montoya Ortega. En este tenor, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz sostuvo que será hasta 2024 cuando se logre recuperar la industria a niveles prepandemia.

Hay que tomar en cuenta, también, que en varias naciones la inflación se ha disparado y las monedas están sujetas al vaivén de las políticas financieras de los bancos centrales, por ejemplo, en México se espera en el primer bimestre de 2022 otro aumento a la tasa de interés en 50 puntos, en aras de frenar el alza de precios. El Banco de México subiría su tasa de interés referencial a 6% en su próxima reunión de política monetaria en febrero.

Otro factor para tomar en cuenta es que ha comenzado a avizorarse un crecimiento menor en los Estados Unidos por factores internos, tras no aprobarse el programa de infraestructura del gobierno de Joe Biden.

Goldman Sachs redujo el pronóstico de expansión del PIB para el primer trimestre del 2022 a 2% desde 3%; a 3% desde 3.5% para el segundo trimestre, y a 2.75% desde 3% para el tercer trimestre. Estados Unidos es la máquina que jala el tren de América del Norte, de manera tal que la recuperación económica de México está ligada. Si allá se reduce la velocidad del crecimiento, estaríamos también bajando el ritmo, al reducirse nuestras exportaciones.

Ya se prevé un crecimiento del 2% del PIB del país para el próximo año y una inflación que podría llegar al 8% al final del primer cuatrimestre, para luego comenzar a descender a casi 5% a fin de año, con el peso a 22 por dólar. En términos generales, no hay condiciones para ser optimistas al arranque de 2022. Debemos ser cuidadosos al gastar.

Amable lector, le deseo una feliz navidad y un próspero 2022. Nos veremos en este espacio al retornar enero.