UG: Tu conecte con la ciencia

El jesuita guanajuatense Andrés de Guevara y Basoazábal: precursor de la astronomía moderna

En la ciudad de Guanajuato nació el insigne filósofo jesuita don Andrés de Guevara y Basoazábal, en la plaza Mexiamora, el 30 de noviembre de 1748. Pasó 12 años de su vida en esta ciudad, donde cursó sus primeras letras en el Colegio Jesuita de la Santísima Trinidad.

En el año de 1760, inició sus estudios en el Colegio de San Ildefonso, en la Ciudad de México, y a los 18 años ingresó a la Compañía de Jesús en Tepotzotlán, Estado de México; en el año de 1767 fue expulsado de la Nueva España, al igual que todos los jesuitas.

En Italia prosiguió sus estudios y comenzó a su obra astronómica ‘Pasatiempos de Cosmología’. El texto original lo envió a su ciudad natal, al regidor Francisco de Azpilcueta, para que se le diera la difusión, pero tuvieron que pasar muchos años para que finalmente se promoviera la obra.

‘Pasatiempos de Cosmología’,  de Andrés de Guevara, pasó muchos años inadvertida en los anaqueles de la biblioteca de la Universidad de Guanajuato, y fue hasta el año de 1978 cuando el bibliotecario don José González Araiza identificó el valioso manuscrito del siglo XVIII, integrado por tres tomos en un volumen.

Más adelante, el destacado universitario Luis Rionda Arreguín, de manera conjunta con la maestra Susana Franco Villaseñor, pugnaron por dar a conocer la obra a través de una edición facsimilar y otra más debidamente paleografiada del manuscrito original.

Fue en el año de 1982 cuando la obra del jesuita Andrés de Guevara se dio a conocer en un impreso de lujo, con pastas duras y bellas ilustraciones, con un estudio introductorio de José Ignacio Palencia y de Guillermina García Carranza.

Esta joya bibliográfica, que puede ser admirada y consultada en la Biblioteca Armando Olivares, es considerada como el primer texto de un autor novohispano que incorpora el modelo heliocéntrico, según el cual la Tierra y los planetas se mueven alrededor del Sol. La obra está formada por 24 entretenimientos –así se le llamaba a breves experimentos de observación con finalidades didácticas.

En su magistral obra, Andrés de Guevara afirma que la ley de la atracción que extiende su imperio sobre todo lo material no sufre reposo absoluto en el universo; por todas partes hay movimiento, todos los cuerpos gravitan los unos hacia los otros, todas las ruedas de esta gran máquina se remueven. El universo es un todo cuyas partes o diversos sistemas no forman más que uno, pero estas partes no pueden estar ligadas sino por su acción recíproca, de la cual se sigue necesariamente el movimiento.

El próximo 30 de noviembre se cumplirán 270 años del nacimiento de este estudioso del firmamento, ilustre hijo del Colegio de la Santísima Trinidad y parte fundamental del patrimonio histórico e intelectual de la Universidad de Guanajuato.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a [email protected] Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.