Agencias

Florida.- Apenas una semana después de dejar el hospital, el presidente Donald Trump volvió ayer a su campaña por primera vez desde que contrajo el coronavirus, en un intento de remontar en las preferencias.

“Es grandioso estar de regreso en mi estado de residencia, Florida, para hacer mi regreso oficial a la campaña”, declaró Trump frente a miles de simpatizantes, que estaban de pie unos junto a otros y en su mayoría sin mascarillas. “Me siento tan revitalizado por sus oraciones y honrado con su apoyo”, indicó.

Trump, cuyo médico dijo por primera vez ayer que el mandatario había dado negativo en una prueba de Covid-19, intenta revertir un persistente déficit en los sondeos de intención de voto tanto a nivel nacional como en los estados sin clara preferencia política. Su evento en Stanford es la primera parada en una ajetreada semana que incluirá mítines en Pensilvania, Iowa, Carolina del Norte y Wisconsin.

Su ocupada agenda pone en relieve el trabajo que tiene por delante en su intento de persuadir a los votantes a tan sólo tres semanas de la elección. Y se presenta en medio de interrogantes sobre el impacto que podrían tener tantos viajes a tan poco tiempo de que el mandatario de 74 años dejó el hospital. Por lo general, la progresión del Covid-19 es impredecible, y pueden existir complicaciones a largo plazo.

Después de que el avión presidencial despegó de la base Andrews de la Fuerza Aérea, el médico del presidente difundió una actualización sobre su estado de salud y dijo que Trump arrojó negativo a la presencia del virus, y que había ocurrido en días consecutivos. Su doctor, el comandante de la Armada Scott Conley, dijo que los análisis, tomando junto con otros datos como la carga viral, lo han llevado a la conclusión de que Trump ya no es contagioso.

Trump, impaciente por volver a la campaña, dijo que ahora es “inmune” al virus, una afirmación que es imposible demostrar considerando las limitaciones sobre lo que los científicos saben del virus.

En momentos en que la cifra de muertos en el país es de 220,011, Trump afirmó que la pandemia eventualmente “seguirá su curso”. Y aseguró: “¡Las vacunas y las curas están llegando rápido!”.

De su lado, el demócrata Joe Biden, de 77 años, que aventaja a Trump por cifras de dos dígitos en el promedio nacional de encuestas según el sitio RealClearPolitics, presentó sus propuestas en Ohio.

Mientras Trump se esfuerza por alcanzarlo, Biden ha consolidado su ventaja en la intención de voto en estados decisivos. Eso incluye a los cuatro estados que Trump visitará esta semana, y que había ganado en 2016 contra Hillary Clinton.

El demócrata lo aventaja por un margen escueto en Iowa y Carolina del Norte, según RealClearPolitics, pero lidera por ventajas más sustanciales en Florida y Pensilvania, con 3.7 puntos porcentuales y 7.1.