Agencias

Los Ángeles.- Por medio de una carta, el expresidente Donald Trump renunció ayer a su plaza en el Sindicato de Actores de Hollywood después de que su junta aprobara estudiar medidas disciplinarias contra él por supuesta incitación a la violencia durante el asalto al Capitolio.

En un envenenado cruce de cartas, Trump aseguró que no le importaba ser expulsado de la organización a la que pertenecía desde 1989, ya que ésta “nunca había hecho nada por él” y pidió su baja inmediata, a lo que el sindicato SAG-AFTRA respondió con un escueto “gracias”.

“Su organización ha hecho poco por sus miembros y nada por mí, además de recolectar cuotas y promocionar políticas e ideas antiestadounidenses”, aseguró el exmandatario.

Hace una semanas, la junta de SAG-AFTRA aprobó por amplia mayoría estudiar medidas disciplinarias contra Trump, lo que contemplaba la expulsión fulminante, por la serie de afirmaciones sobre fraude electoral sin pruebas y su supuesta incitación a la violencia que derivó en el asalto al Congreso de EE.UU. el 6 de enero, cuando los legisladores certificaban la victoria de Joe Biden.

SAG-AFTRA, la mayor organización sindical del mundo el entretenimiento, representa a más de 100 mil profesionales del cine y de la televisión. También integra a cómicos, presentadores, periodistas y artistas de diferentes disciplinas.

“Su imprudente campaña de desinformación estaba destinada a desacreditar y, en última instancia, amenazar la seguridad de los periodistas, muchos de los cuales son miembros de SAG-AFTRA”, explicó la organización.

De acuerdo con el diario ‘The Hollywood Reporter’, Trump tenía un plan de pensiones asociado al sindicato y aún recibía “royalties” por la emisión de los formatos en los que tenía cameos.