1.- Trienio de la esperanza

Alejandra Gutiérrez Campos

La renovación de Ayuntamientos en el estado de Guanajuato, el próximo domingo 10 de octubre, resulta un momento importante porque la población requiere de soluciones a los problemas que se multiplicaron y complicaron en los últimos 2 años. Su esperanza es que los gobiernos municipales, el primer contacto con el Estado Mexicano, sirvan de plataforma para superar la inseguridad, pandemia y otras cuestiones. En el trienio 2021-2024, de la estabilidad lograda sobrevendrán las elecciones presidenciales y la gubernatura.

El gran reto de partido conservador PAN, hegemónico en lo estatal y que solamente no ganó dos plazas en el Corredor Industrial del Bajío, es mostrar renovación, calidad y eficiencia con la toma de poder de dos féminas en las ciudades más pobladas del estado, León e Irapuato, donde terminan los gobiernos de los reelectos Héctor López y Ricardo Ortiz, para dar paso a Alejandra Gutiérrez y Lorena Alfaro.

Silao no será panista, llega Carlos García Villaseñor de Morena que, junto a César Prieto en Salamanca, elevan la presencia del rojo marrón. En Moroleón, del lado de Movimiento Ciudadano, asume el poder Alma Denisse Sánchez Barragán tras el homicidio de su madre Alma Rosa Barragán Santiago, a quien sustituyó. Es símbolo contra la violencia en el estado. Especiales los casos de Celaya con Javier Mendoza y Guanajuato con el panista Alejandro Navarro: el primero le hace sana distancia al PAN; el segundo, trae “peso específico” porque se reeligió y ya está en posición de planes mayores para 2024. Cuenta con el apoyo del gobernador Diego Sinhue Rodríguez, que dimensiona el valor político de la capital y ciudad patrimonio de la humanidad, mérito.

León, este domingo, será muestrario de que Guanajuato es epicentro para el panismo nacional. La concurrencia de mil invitados especiales a la toma de protesta de Alejandra Gutiérrez, entre militantes y clase política albiazul: legisladores federales, diputados locales, alcaldes y posiblemente hasta gobernadores, junto con el dirigente Marko Cortés, representa unidad en torno al panismo más ganador del país.

De la tercera fuerza, los tricolores. San Miguel de Allende será su foco, con Mauricio Trejo Pureco; pero no se olvida que recuperaron Cuerámaro con el otro Mauricio, Arce. En San Luis de la Paz hará lo propio el reelecto Gerardo Sánchez. Tienen más alcaldes que Morena. Eso sí, siguen en espera de que les caiga Santiago Maravatío, que está a un voto de distancia. Se hace reconteo en la justicia federal electoral y la moneda está en el aire, por ahora la presidencia es del independiente José Guadalupe Paniagua, mientras tiene su vela encendida el priista Fernando Rosas Cardoso.

Por cierto, los morenistas iniciarán su fiesta de forma anticipada, este sábado, con el informe de Malú Micher y Antares Vázquez, senadoras, en León. Estará con ellas su coordinador de bancada, Ricardo Monreal, que así comenzará una estancia de anclaje para su precandidatura presidencial. Ahí va su vanguardia.

2.- Charro

Víctor Jiménez Ramírez

Quién sabe qué cosa pase por la mente de Víctor Jiménez Ramírez, secretario general de la Asociación Sindical de Trabajadores Administrativos de la Universidad de Guanajuato (ASTAUG), que ha decidido rebasar al propio Instituto Nacional Electoral que aún no se anima a implementar la votación electrónica. El avezado y sempiterno líder cuevanense de plano decidió que las reformas estatutarias del sindicato sean votadas ¡por correo electrónico!, sin ofrecer las garantías que demanda de este tipo de procedimientos la normatividad federal y hasta recomendaciones de las autoridades laborales y electorales en asuntos sindicales.

Víctor Jiménez, que no ha ofrecido respuestas sobre la legitimidad de la enorme cantidad de recursos que le entrega la UG, ni tampoco de las denuncias de acoso sexual dentro de su gremio, aprovecha la persistencia de la pandemia y la reclusión extrema del rector general, Luis Felipe Guerrero Agripino, para hacer y deshacer a su antojo desde la ASTAUG, como esta inédita votación por correo electrónico, de alta vulnerabilidad y sin ofrecer certeza sobre sus resultados.

Además, sin aprender del caso General Motors, ya maquina usar estas reformas estatutarias para empedrar la negociación del contrato colectivo de trabajo con la UG y hasta la renovación de la dirigencia de la ASTAUG. No cabe duda, el sindicalista Jiménez Ramírez se siente dueño de la pradera y del Lienzo; no hay Ley Federal del Trabajo ni acuerdos internacionales que le importen.

Alejandra Frausto Guerrero

Cuando hizo su primera presentación ante los guanajuatenses, con motivo del Festival Internacional Cervantino 47 (FIC), en 2019, hizo gala de orígenes francorrinconenses y señalando sus primeras experiencias culturales en Cuévano, donde tuvo oportunidad de admirar al propio Ballet Bolshoi en la edad de oro de la fiesta del espíritu, siendo una menor. Con ello, la pretensión observada era la de la empatía de los locales y la promesa del retorno a esos tiempos pasados.

Alejandra Frausto Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura del gobierno de México, desde entonces no ha hecho gala del cariño presumido a Guanajuato, mucho menos de intentar elevar al FIC sobre la mediocridad en la que navega. Se puede culpar a la “austeridad republicana” de tener a la cultura nacional en prácticamente la “hambruna” o a la propia pandemia de COVID-19 como la causa de cancelación de proyectos y hasta de buenas intenciones; sin embargo, dicen que los tamaños se muestran en el camino a la perdición.

Tiene en sus manos un ministerio, el de la Cultura, sin que este sobresalga. Menos tuvieron quienes dieron identidad a la cultura nacional tras la revolución e hicieron más; Frausto Guerrero debiera mostrar su rol en la 4T. A cuatro días de que se inaugure la edición 48 del FIC, con Cuba y Coahuila de invitados, el festival parece cosa menor. Aunque, a decir verdad, la fiesta ya llega a la calle. El pueblo es otra cosa.