SUN

Tokio.- Jaime Lozano es un hombre que siempre intentará hallar el lado positivo a cualquier situación, más allá de que le duela la derrota frente a Japón. Al director técnico de la Selección Olímpica le duele haber perdido con los anfitriones, pero valora que el equipo nacional aún controle su destino, porque un triunfo sobre Sudáfrica el miércoles en Sapporo los meterá a cuartos de final.

“Ya tenía mucho tiempo que no perdíamos. Sabemos que es imposible ganar siempre, cometimos errores que hace mucho tiempo no hacíamos, nos costó generarles opciones, porque defendieron bien”, desmenuza el ‘Jimmy’ tras la derrota 21 contra Japón. “El equipo va a salir muy fuerte, dependemos de nosotros y vamos a ganar y esperar un resultado para ver si nos alcanza para clasificar como primeros”.

El equipo mexicano perdió su segundo partido en Tokio tras dos rápidos goles marcador por el conjunto de casa, se repusieron hasta el minuto 85 con un disparó del salmantino Roberto Alvarado.

Será un partido clave y deberá realizar modificaciones forzosas, sobre todo en la defensa, ante las bajas de Erick Aguirre (lesión) y Johan Vásquez (suspensión). Aunado a eso, existe la duda sobre si Alexis Vega deberá pagar un partido de suspensión por acumulación de tarjetas amarillas, ya que no está claro si recibió una al arranque del duelo.

“Para hacer historia en este tipo de torneos, hay que necesitar más de 11 o 12 jugadores, pero es una Selección Nacional y el nivel de todos es muy parejo”, asegura el estratega. “Pensaremos cuál es la mejor solución para el partido contra Sudáfrica. Hay que esperar el diagnóstico de Erick”.

Por su lado, el volante Luis Romo señala que, “tenemos que jugar de la misma manera, no renunciar a nuestro estilo, muy conscientes de que depende de nosotros”.

“Vamos a tener que estar muy concentrados y empieza el matar o morir para nosotros, así es que eso nos va a hacer que entremos muy concentrados, que no cometamos errores, porque calidad hay. Vamos a demostrar de qué estamos hechos”.

El jugador del Cruz Azul, uno de los tres refuerzos mayores de 24 años de edad, está seguro de que el grupo se repondrá al revés con los anfitriones y avanzará a la siguiente etapa.