Tras su partida, decide ‘regalar vida’

Foto: Yadira Cárdenas

Luego de que falleciera en un accidente, Josefina ‘vivirá’ en los pacientes que reciban sus órganos, pues en vida siempre expresó su deseo de ser donadora

Yadira Cárdenas

Salamanca.- María Josefina Amézquita es una heroína para su familia: hace varios años una de sus hermanas recibió en donación una córnea que le permitió tener una mejor calidad de vida, por lo que externó  que el día que falleciera quería que se donaran sus órganos; este deseo fue cumplido.

La mañana del pasado viernes 6 de septiembre la vida de la familia Amézquita Fonseca cambió por completo: pasaban las siete de la mañana cuando fueron avisados que Josefina había sido atropellada por un camión de la ruta 12 en la Colonia Infonavit I. Su familiar fue trasladada con lesiones de gravedad al hospital, mismas de las que no se recuperó y que ocasionaron su muerte el pasado lunes.

La hermana de Josefina, María Elena, así como el resto de la familia Amézquita Fonseca, decidieron donar los órganos de ‘Tote’, ya que siempre manifestó ese deseo de ayudar al prójimo cuando falleciera, como lo hacía en vida. “Ella tenía su puesto de gorditas y quesadillas y siempre ayudaba a los demás, a los indigentes, a los estudiantes, a toda la gente que lo necesitaba, era muy querida por todos”, comentó su hermana.

Mencionó que Josefina, de 53 años de edad, era soltera, sin embargo desvivió todo su amor en sus sobrinos, sus hermanos y sus padres, con quienes vivía y que en ocasiones la acompañaban al negocio ubicado en la calle Apaseo 115 de la Colonia San Isidro.

Ahora ese amor también llegará a otras personas, puesto que su familia decidió respetar su voluntad y donar sus órganos; riñones, córneas y huesos le darán vida a quienes están en espera de un trasplante, “tenemos una hermana invidente que recibió hace unos años la donación de córnea, y como también Josefina había dicho y todos pensamos lo mismo, tenemos que regresar parte  de lo que hemos recibido”, expresó María Elena.

La familia de Josefina se siente devastada por su fallecimiento, sin embargo al mismo tiempo saben que con ello hay oportunidad de vida para otras personas y eso los reconforta un poco, “no sabemos quiénes serán los receptores, pero en ellos vivirá mi hermana”, señaló María Elena.

Comentarios

Comentarios