Agencias

Jerusalén.- Gaza parecía volver a la normalidad ayer mientras se organiza la ayuda de emergencia y la diplomacia se reactiva para preservar el alto el fuego, tras 11 días de un devastador conflicto con Israel.

Los equipos de rescate siguen buscando supervivientes entre los escombros tras sacar el viernes cinco cadáveres y una decena de supervivientes de los túneles subterráneos, bombardeados por el Ejército israelí.

Las hostilidades entre el movimiento islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza, e Israel, que impone un bloqueo a este pequeño territorio desde 2007, obligaron a los pescadores a quedarse en casa durante casi dos semanas.

El sábado por la mañana, Rami Abu Amira recibió una llamada de los guardacostas palestinos para decirle que podía volver al mar. Pero, prueba de la fragilidad de la tregua en vigor desde el viernes, no llegó ninguna confirmación de la parte israelí.

“Vamos a ir al mar de todas maneras, pero no muy lejos. Nosotros, los pescadores, tenemos miedo de que la ‘marina’ israelí nos dispare (…) Pero tenemos que comer”, dijo mientras preparaba sus redes en el pequeño puerto de Gaza.

Hoy los funcionarios públicos volverán al trabajo, en las horas habituales de oficina, indicó el gobierno local, controlado por Hamás.

“Todo está perdido”

En las tiendas del distrito de Al Rimal de Gaza, al pie de un edificio de 10 plantas destruido en un ataque, los maniquíes vestidos con las colecciones de 2021 estaban cubiertos por una gruesa capa de polvo.

“Esto es polvo de las bombas israelíes que se ha incrustado en la ropa. No podremos vender esta mercancía”, dijo Bilal Mansur, un vendedor de 29 años.

“Nuestras existencias estaban llenas porque nos preparábamos para el Aíd, el final del Ramadán, cuando las ventas son buenas. Pero ahora todo está perdido”, añadió Waël Amin Al, dueño de una tienda llena de fragmentos de vidrio.

“Puede que haya perdido el equivalente a 250 mil dólares en bienes. ¿Quién pagará todo esto? ¿Quién?”, se preguntó.

La escalada de violencia entre el Ejército israelí y Hamás dejó 248 palestinos muertos, entre ellos 66 niños y combatientes, según las autoridades de Gaza.

En Israel, el lanzamiento de cohetes desde Gaza mató a 12 personas, entre ellas un niño, un adolescente y un soldado, según la policía.

Justo después de que la tregua entrara en vigor a las 02:00 horas de la madrugada del viernes, ambos bandos reclamaron la victoria.

El jefe del buró político de Hamás, Ismail Haniyeh, celebró una “victoria estratégica” contra Israel y dijo que había “asestado un golpe severo y doloroso que dejará profundas marcas” a su oponente.

“Hemos logrado los objetivos, es un éxito extraordinario”, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al comentar la ofensiva israelí contra el territorio palestino, donde viven unos dos millones de palestinos.

Un desfile de combatientes de Hamás reunió ayer en la tarde a centenares de participantes. “Más de 200 terroristas, entre ellos 25 oficiales de alto rango, murieron”, afirmó. Sin embargo, el alto el fuego 248 muertos en los 11 días de ataques israelíes anunciado el jueves por la noche no fijó una fecha límite para el fin de los combates y, como tal, sigue siendo frágil.