Celaya Principal

Tras dos años de su desaparición, no pierden la esperanza de encontrar a Elliot

Luz Zárate

Celaya.- El próximo lunes se cumplen dos años que el adolescente Elliot Janick Barrios Molina salió de su domicilio con el propósito de visitar a su tío en la Colonia Tresguerras, cuando un comando armado irrumpió en la casa y asesinó a su familiar y a otras dos personas.

Desde entonces se desconoce el paradero del menor, pero ahí comenzó el suplició de su familia materna, pues lo han buscado sin parar y sin tener resultados positivos.

La mamá y su abuela de Elliot no han dejado de buscarlo, pues tienen la esperanza de que esté vivo en algún lugar, es por ello que siguen publicando en redes sociales cuánto lo quieren, extrañan e incluso en su cumpleaños lo recuerdan con un pastel y regalos, graban el video y lo suben a redes sociales con la ilusión de que Elliot lo vea y sepa que no lo han olvidado y no pararán de buscarlo hasta encontrarlo.

Sin pistas en dos años

Elliot Janick Barrios Molina tenía 14 años cuando desapareció el 22 de marzo del 2019, ese viernes todo era confusión para la familia del menor, pues primero les dijeron que estaba muerto y que era uno de los tres hombres que un comando armado asesinó en la colonia Tresguerras; pero al reclamar el cuerpo la Fiscalía General de Justicia aclaró que el adolescente no estaba entre los cuerpos asesinados.

A partir de ahí comenzó la búsqueda de sus familiares maternos en hospitales, barandilla, el tutelar de menores, anexos, en diferentes municipios, siguiendo todo tipo de rastro que las personas les comparten y hasta corroborando datos erróneos que les han proporcionado, pero a la fecha no han dado con su paradero.

Desde ese momento no se le volvió a ver a pesar de que la Alerta Amber sigue activa, sólo se supo que al momento de su desaparición iba en una bicicleta roja.

Incluso se abrió una página en Facebook ‘Has Visto A Elliott Janick’, que tiene como finalidad seguir en la búsqueda del menor de 14 años. Ahí algunos de sus familiares, a lo largo de este tiempo han platicado el calvario que significa tener a un hijo desaparecido.

“Perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir, es mirar sin ver, hablar con desdén, escuchar pero no oír, es sonreír vacía por dentro. Es un dolor tan grande, tan lacerante, que a veces duele todo el cuerpo, duele los sueños y las ganas, duelen las lágrimas caídas y el llanto ahogado”, publicaron.

Más de 100 ausentes

Así como él son más de 100 celayenses que han desparecido en los últimos años, sin que hasta la fecha se conozca su paradero, si viven o fueron asesinados.

En este municipio no existe un registro exacto de las personas desaparecidas y tampoco hay un grupo organizado que sea específicamente de esta ciudad. De hecho las familias se han unido a diferentes colectivos que existen en otras ciudades con el propósito de acompañarse y exigir a la Fiscalía General de Justicia que haya resultados de las investigaciones.

Lo común de los familiares es que no pierden la esperanza de encontrar con vida a sus seres queridos es que siguen pequeñas pistas, investigan con sus propios medios, o acuden a buscarlos a las fosas clandestinas recientemente encontradas en Acámbaro, Cortazar, Salvatierra o El Sáúz de Villaseñor.

El fiscal General del Estado, Carlos Zamarripa Aguirre informó a los diputados locales que durante el año pasado se iniciaron en Guanajuato más de tres mil investigaciones en materia de desaparición. Y durante el 2020 se identificaron a más de 600 cadáveres de personas que fueron denunciadas como desaparecidas.

Apenas el pasado 14 de diciembre un grupo de familiares de persona desaparecidas se manifestaron en la presidencia municipal para denunciar que la Fiscalía General del Estado no les hace caso y no continúan las investigaciones, por lo que denunciaron que son decenas de desparecidos sin que la autoridad competente tenga resultados positivos.

EZM

También puedes ver:

Otras noticias