Staff Correo

León.- “Yo llegué a mandar fotos íntimas. Fue mi culpa por mandar las fotos, pero no tuve la culpa de ser acosada”, reprochó una alumna del Colegio Hispanoamericano, en la primera mesa de diálogo con autoridades de la institución para atender las denuncias de acoso sexual en el bachillerato, efectuada el pasado viernes.

No fueron las directivas las que decidieron escuchar a las alumnas que sufrieron acoso o abuso sexual de sus compañeros o maestros, luego de que estas denunciaran en redes sociales el abandono de las autoridades escolares ante el problema en el pasado.

Fue un escrito de alumnas del cuarto semestre de preparatoria el que las emplazó a abrir el diálogo con la directora general, Rosario del Carmen Ortiz Pérez, y la directora de Preparatoria, María de los Ángeles García Bojorges ‘Marigel’, en una reunión virtual el viernes a mediodía.

El emplazamiento de las alumnas remataba: “Esperamos tener una respuesta lo más pronto posible para poder llegar a una solución y a un acuerdo de una manera adecuada y pacífica”.

En la reunión escucharon las quejas de los abusos de alumnos contra alumnas, emergieron los casos de acoso, muchos conocidos ya en redes sociales, pero sobre todo las quejas contra quienes debían protegerlas y no lo hacen: maestros, tutores, psicólogas (Angélica y Luzbertha) y directivos del plantel.

En todos los casos, se expresó que se culpabilizó a las alumnas de los hechos, por provocar, por vestir de tal o cual forma. No a los acosadores, por no respetar.

Se expuso el caso de una alumna que ya intentó suicidarse dos veces por esta situación, la cual estaría dispuesta a dar su testimonio.

Denunciaron que la maestra Rosy le dijo a una alumna se iría al infierno, porque se declaró lesbiana.

Las alumnas, también cuestionaron que el profesor de educación física – Adrián (N)-, siempre con lentes negros, tocaba a las alumnas y las hacía hacer ejercicios para verlas lascivamente. Toda la escuela sabía de los hechos, pero nunca se hizo nada por las autoridades. Hasta que recortaron la plantilla por la crisis por la covid-19, él se fue de la escuela. Se acusó a la maestra Marigel de humillar alumnas por su vestimenta (usar pantalones) frente a sus compañeros en el salón.

Tras escuchar las denuncias de las alumnas, la directora Rosario del Carmen Ortiz señaló que la cuestión se atenderá, de manera fraccional, pues habrá diversas mesas de diálogo con maestros, alumnos y padres de familia, juntos y separados.

Adelantó que habrá una reunión se seguimiento el próximo 26 de marzo: el último viernes de clases antes de las vacaciones de Semana Santa. Ese fue el único acuerdo.

El mensaje de las alumnas

En la misiva enviada a la directora general, se cuestionó entre otras cosas al llamado Padre Federico, una especie de capellán o asesor espiritual de la escuela.

“El padre Federico ha estado causando que varias alumnas se sientan incómodas en su presencia por comentario que ha hecho en las redes sociales en contra del feminismo y en contra de la homosexualidad, enfatizando el machismo y la homofobia”.

Más adelante advierte: “Otro punto que se quiere tocar es que están metiendo mucho la parte de la religión a las clases de ética con el argumento de que la ética es religión, cuando son cosas muy diferentes. Aunado a esto, las alumnas sentimos que el profesor Ismael está metiendo mucho su forma de pensar, cuando lo que debería estar enseñando es algo que no depende de lo que cada individuo opine. “La ignorancia es mucho más rápida que la inteligencia. La inteligencia se detiene a cada rato a examinar; la ignorancia pasa sobre los accidentes del terreno que son las nociones a gran velocidad y jamás hay nada que le llame la atención. Así llega rápidamente a cualquier parte, especialmente a las conclusiones (…).

Esperamos tener una respuesta lo más pronto posible para poder llegar a una solución y a un acuerdo de una manera adecuada y pacífica. Atentamente, alumnas del cuarto semestre”.

EZM

Por si no lo recuerdas: