Luz Zárate

Celaya.- Luego de que la fachada de la Casa del Diezmo resultó dañada al momento de realizar las obras de mejoramiento de la imagen de la calle Benito Juárez, ya quedó reparada en la parte afectada.

Los trabajos de remozamiento corrieron por parte de la empresa Corzzisa, que fue la misma que realizó la obra de mejoramiento en la calle Benito Juárez.

La Casa del Diezmo es un edificio catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y al cual se tuvo que informar que al momento de que usaron maquinaria pesada a una corta distancia de las paredes de este edificio, se causó el desprendimiento de elementos arquitectónicos de cantera conocidos como consolas y guardapolvo de la fachada del inmueble.

El exdirector de Obras Públicas, Juan Gaspar García Aboytes aseguró que el desprendimiento del repellado es un procedimiento normal y que no se hizo con dolo, por lo que el contratista llevó a un especialista que reparó los desperfectos y se informó al INAH sobre los trabajos a realizar.

El caso

Al realizar las obras de mejora de la imagen urbana de la calle Benito Juárez, la empresa que realizaba los trabajos afectó la fachada de la Casa del Diezmo –edificio catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)-, por lo que ahora se tendrá que contratar a otra empresa que repare el repellado que se desprendió de este inmueble.

El Director de Desarrollo Urbano, Gustavo Báez Vega, señaló que los daños causados a este inmueble catalogado, se debió a intervenciones inadecuadas de parte de los trabajadores de la empresa, ya que usaron maquinaria pesada a una corta distancia de las paredes de este edificio, causando el desprendimiento elementos arquitectónicos de cantera conocidos como consolas y guardapolvo, de la fachada de la Casa del Diezmo.

Reforestan áreas verdes en Alameda

La reforestación de la Alameda inició tras cuatro años desde que se talaron 62 árboles de este parque.

Los usuarios del parque solicitaron al personal de Parques y Jardines que les den cuidado y mantenimiento constante, pues la ocasión en que se talaron fue por una plaga que los atacó y otros porque estaban secos.

La Alameda es uno de los parques más grandes que tiene la ciudad. Sin embargo, no se ha reforestado de manera constante y tampoco es un espacio que sea cuidado de manera especial ni por las autoridades ni por los usuarios.

En este parque se invirtieron alrededor de 20 millones de pesos hace tres administraciones con el argumento de que se cambiaría la imagen del lugar; sin embargo, no se contempló un proyecto ecológico para revivir los árboles o que se hiciera una nueva plantación.

Mario Reynoso señaló que los vecinos han estado muy preocupados porque la tala de árboles ha ocurrido desde hace unos diez años y no se tiene un proyecto adecuado de reforestación ni en el parque y tampoco en la colonia y otras zonas de la ciudad.

Uno de los inconvenientes que hay en el lugar es que las personas entran a los prados, juegan futbol, llevan a sus mascotas, se acuestan a descansar y realizan diferentes actividades en las áreas verdes, lo que ha desgastado el pasto.

En Celaya el déficit de árboles es alarmante, pues sólo se tiene un registro de un millón de árboles para una ciudad de más de 500 mil habitantes. Se necesita diez metros cuadrados de área verde por habitante y actualmente sólo hay uno.