Daniel Moreno

Apaseo el Alto.- Desde hace unos 5 no se veían las presas llenas o cerca de llenarse en Apaseo el Alto, consideró la titular de Protección Civil, María del Rosario Ruiz.

En este momento el conjunto de presas conectadas entre sí está a niveles altos y se espera que el resto de la temporada de lluvias alcancen su máximo nivel.

Por ejemplo, la presa Barajas está al 90%, Espejo llegó al 100%, Gamboa al 100%, Paredones 80%, La Cuevita 70% y El Sabino 100%, está última comenzó esta semana a derrame sobre su cortina ya que no tiene compuertas.

La directora dijo desconocer el volumen almacenado entre todas pues tampoco se ha actualizado su capacidad de captar agua ya que en los últimos años han juntado escombro y se han azolvado.

Las presas forman parte de un sistema de embalses conectados con el rio Apaseo y tienen uso agrícola. Sin embargo, algunas de ellas son antiguas y aun funcionan como la presa de Espejo que se construyó en 1748 según dos históricos.

En Pénjamo se inundan

En el municipio de Pénjamo se volvió a registrar una nueva contingencia ocasionada por las lluvias, que derivó en el rompimiento de dos presas de uso agrícola y la inundación de decenas de viviendas, en la comunidad La Granjena.

Desde la noche del sábado, se registró una fuerte lluvia que afectó la ciudad y parte del medio rural, la misma zona que el viernes pasado sufrió inundaciones a consecuencia del exceso de agua.

Debido los escurrimientos, el agua ocasionó el desborde y rompimiento del bordo de la presa de la comunidad El Pochote de Morales, inundando al menos 50 hectáreas de terrenos de cultivo sembradas con maíz y sorgo.

El agua de esta presa a su vez, ocasionó la inundación por varias horas, de la carretera estatal La Herradura frente a la comunidad El Pedregal de Abajo y el rompimiento del bordo de la segunda presa, en esta localidad.