Redacción

Ciudad de México.- El profesor Manuel Ramírez Valdovinos estuvo preso 21 años por un crimen que no cometió. En 2003 fue recluido en Almoloya de Juárez, de donde este fin de semana salió luego de comprobarse su inocencia.

Las redes sociales inmortalizaron el momento en que cruzó el portón y dio un enorme abrazo a su familia.

El 26 de mayo del 2000 fue detenido en Acolman, Estado de México. En ese entonces daba clases de música en una escuela de Texcoco. Su existencia dio un vuelco cuando lo acusaron de matar a un hombre.

Judiciales entraron a su casa, interrumpiendo la primera fiesta de cumpleaños de su hijo, y se lo llevaron. Más tarde lo torturaron para que se declarara culpable.

Aunque las irregularidades del caso eran evidentes, en 2003 fue sentenciado a 41 años de cárcel.  No importó que en 2006 se comprobó que el cadáver investigado por las autoridades no correspondía la persona que se decía mató Manuel.

Fueron sus propios familiares quienes descubrieron que la presunta víctima seguía con vida y radicaba en Estados Unidos. 

La lucha por justicia

En 2015, el propio Manuel envió un mensaje al entonces presidente Enrique Peña Nieto

“Estamos muchos que no hemos hecho nada. Hay gente que por 20 pesos está presa y tiene 18 y hasta 20 años de cárcel. Hay gente que no hemos matado y estamos presos por homicidios falsos, y todo eso es responsabilidad de sus agentes del Ministerio Público”, manifestó el profesor.

El caso atrajo la atención de la ciudadanía y se exigió justicia a través de marchas. El activista Bryan LeBarón y el diputado federal César Carrizales, ‘El Mijis’, se sumaron a una huelga de hambre en la Ciudad de México para exigir la liberación de Manuel. Esto ocurrió en 2019. En aquella ocasión, Carrizales postuló a Ramírez Valdovinos a la medalla Belisario Domínguez, en su calidad de preso político.

El caso llegó hasta la Comisión Especial de Seguimiento a la Ley de Amnistía de la legislatura local, que determinó que Manuel debía ser otra vez un hombre libre. 

“Me desgraciaron la vida”

Este martes 20 de julio, el profesor ofreció un mensaje desde el Zócalo de la CDMX:

“Hace 21 años me desgraciaron la vida y hoy me sumo al equipo de ‘El Mijis’ como luchador social porque son muchos los que luchan contra las consecuencias de la tortura, que fueron separados de su familia con una detención arbitraria […] si quisiera reparación del daño pero voy a ayudar a quienes no tiene asesores y son inocentes fabricantes culpables”.

EZM